jueves, febrero 22, 2024
Editorial

Policías son judicializados por permitir la explotación infantil en Kennedy

Según la Fiscalía General de la Nación, los uniformados también habrían omitido sus funciones en el control de venta de licor adulterado y exigido dinero a integrantes del Tren de Aragua.

Dos de los cuatro uniformados imputados aceptaron su responsabilidad y fueron cobijados con detención domiciliaria.

Dos de los cuatro uniformados imputados aceptaron su responsabilidad y fueron cobijados con detención domiciliaria.© Fiscalía General

Tras una investigación a cargo de un fiscal de la seccional Bogotá, cuatro integrantes de la Policía Nacional fueron judicializados por presuntamente permitir la prostitución infantil y la venta de licor adulterado en la localidad de Kennedy.

Los judicializados, identificados como Óscar Javier Vanegas (teniente) y Walder Antonio Orjuela MoralesJohan Manuel Hernández Gordillo y Jairo Alexander Pineda López (patrulleros) estaban adscritos al CAI Caldas de la localidad del sur y están siendo investigados por haber cometido presuntamente varios delitos u omitirlos.

Al parecer, los uniformados permitían la comercialización de estupefacientes en bares y negocios del barrio María Paz de la localidad de Kennedy y cobraban altas sumas de dinero a cabecillas de organizaciones criminales, dentro de las cuales se encontraría el Tren de Aragua.

Adicionalmente, el material probatorio presentado por el fiscal señala que los mencionados omitían sus deberes frente al control a la venta de licor adulterado, permitían la explotación infantil y exigían dinero a delincuentes implicados en hurtos.

De esta manera, las cuatro personas fueron capturadas en la capital e imputadas por el delito de cohecho. A Molina y Hernández, que no se allanaron a los cargos, se le impuso medida de aseguramiento, mientras que Vanegas y Pineda aceptaron su responsabilidad y fueron cobijados con detención domiciliaria.

*El título de esta noticia fue modificado de “Policías son judicializados por permitir la prostitución infantil en Kennedy” al actual.

EL ESPECTADOR