miércoles, abril 17, 2024
Actualidad

Vigilante de centro comercial de Medellín disparó al aire tras protagonizar ataque xenofóbico

Las autoridades están investigando un supuesto acto de xenofobia que se denunció al interior de un centro comercial de la ciudad de Medellín. En el altercado se vieron involucrados los vigilantes del establecimiento y un ciudadano venezolano.

El hecho se presentó en el sector de La Candelaria por razones que son desconocidas. De la situación se conoce un video en el que varios ciudadanos les reclaman a los guardias por el rechazo que habría sufrido el hombre, simplemente por ser de nacionalidad extranjera.

Al parecer, en medio de la discusión, la víctima había pedido explicaciones por la percusión y las respuestas habrían sido violentas. Se presume que recibió una patada en su cuerpo y se abalanzó sobre sus agresores, mientras emitían palabras de alto calibre.

Los reclamos se extendieron por varios minutos, así quedaron registrados: “¿Por qué la xenofobia?, ¿cuál es la xenofobia? Usted no es nadie para pegarle. ¿Le va a volver a pegar? Todo esto por una xenofobia. Él no le está haciendo daño a nadie”, se escuchó.

El hecho ocurrió en el centro de la ciudad de Medellín.

El hecho ocurrió en el centro de la ciudad de Medellín.© Proporcionado por Semana

En un fragmento se observa el momento exacto en el que uno de los vigilantes saca su arma de dotación para intimidar a los manifestantes. Cuando lo retaron a disparar, desenfundó la pistola y lanzó una bala al aire que no causó mayores estragos.

El estruendo enfureció a más personas y clamaron para que se terminara la discusión. Principalmente, le solicitaron al ciudadano venezolano que se retirara para evitar afectaciones. No lo hizo y siguió cuestionando, junto a su pareja, por la situación.

Varias voces dan cuenta de que la actuación de los vigilantes fue irregular y debe ser sancionada por las autoridades judiciales en dado caso de que se compruebe su responsabilidad en el presunto acto de intolerancia que conmociona a la ciudad.

Mientras que la Policía Nacional reportó que ya está al tanto del incidente y pondrá su lupa para investigar. De momento, se reveló que uno de los funcionarios de la empresa privada podría ser procesado por el delito de porte ilegal de armas de fuego.

Un vigilante lanzó un tiro al aire.

Un vigilante lanzó un tiro al aire.© Charles Mann Photography

Por otro lado, el artista chocoano Luis Eduardo Acústico presentó una denuncia ante la Fiscalía General de la Nación por el presunto acto de discriminación racial del que habría sido víctima en las instalaciones de un exclusivo centro comercial de la ciudad de Medellín.

El incidente se presentó en diciembre en las tiendas de Santa Fe, ubicadas en el barrio El Poblado, cuando el ciudadano estaba caminando por los pasillos buscando una bebida. Al parecer, un vigilante lo abordó y le solicitó que se retirara del sitio porque estaba incumpliendo las normas que rigen al establecimiento.

El funcionario le indicó que por medio de las cámaras de seguridad lo habían visto pidiendo dinero. Así las cosas, tenía que abandonar la zona cuanto antes, pero Luis Eduardo Acústico le respondió que eso no era cierto y, frente a esa acusación, no iba a salir. De inmediato, el guarda de seguridad pidió refuerzos para presionar la evacuación del artista.

“Cuando yo le dije que no me iba a salir, porque yo no le estoy pidiendo nada a nadie y no estoy haciendo nada malo, llama a otros cuatro vigilantes. Me pedían que abandonara. Yo les decía: ¿por qué tengo que abandonar?, ¿a quién le estoy pidiendo plata? Muéstrenme entonces las grabaciones”, afirmó el ciudadano en un video que publicó en internet.

El joven conocido en redes sociales como Luis Eduardo Acústico sufrió un ataque de racismo en un centro comercial de Medellín.

El joven conocido en redes sociales como Luis Eduardo Acústico sufrió un ataque de racismo en un centro comercial de Medellín.© Proporcionado por Semana

En las imágenes también se alcanzan a observar a los empleados del centro comercial que le insistían en cumplir la orden. Uno de ellos lo calificó de ignorante, otro le dijo que no podía registrar con su celular el momento que estaba viviendo y el último lo amenazó con golpearlo porque estaba pidiendo las razones por las que debía salir del establecimiento.

SEMANA