martes, junio 25, 2024
Deportes

VAR de la final del Mundial de Qatar rompe su silencio por el ‘penal que no fue’

A una semana de la final del Mundial de Qatar 2022, las polémicas siguen más vivas que nunca. Aunque la suerte ya está jugada, en Francia, algunos seguidores han decidido recolectar firmas para que se repita el partido ante Argentina, alegando supuestos errores arbitrales.

En Argentina, los fanáticos respondieron con una iniciativa masiva para pedir que los franceses desistan de sus llamativas aspiraciones.Entretanto, resuenan las palabras delárbitro polaco Szymon Marciniak, quien contó el viernes pasado que los hombres del VAR se inclinaron inicialmente para revertir una decisión suya y promover la sanción de un penal, tras una supuesta falta sobre Thuram, en el minuto 86 de la final de la Copa.Ahora, tras esas declaraciones, es el propioTomasz Kwiatkowski, encargado de liderar el VAR el pasado domingo, quien habla. Y lo hace con contundencia sobre aquel ‘penal que no fue’

‘Estos son los secretos de nuestro trabajo’

Lionel Messi y Kylian Mbappé Georgi Licovski. Efe

Lionel Messi y Kylian Mbappé Georgi Licovski. Efe© Georgi Licovski. Efe

«Si tuviera que analizar el número de acciones (en las que tuvo que intervenir), fueron los seis goles. También en la fase de ataque, hubo algunas situaciones ‘apretadas’ en el marco del fuera de juego. Tuve tres penaltis que fueron muy bien dictados por Szymon (Szymon Marciniak, el árbitro principal), dos situaciones con una posible tarjeta roja y una simulación extremadamente difícil de Thuram. Y recuerda que, a veces, una simulación equivale a un penalti«, afirmó el juez en diálogo con’TVP Sport’.

«Cuando estás sentado en el sillón, bebiendo cerveza y comiendo patatas fritas, todo parece ser simple. Además de las situaciones que mencioné, revisé muchas cosas pequeñas para ayudar, por ejemplo, para indicar rápidamente el dorsal de algún jugador o dar una pequeña pista para ayudar con las decisiones. Estos son los secretos de nuestro trabajo que no todos conocen. Szymon y los chicos sobre el césped se merecieron el mayor de los aplausos», añadió.

«Lo tuve más fácil gracias a que Szymon estuvo brillante. Szymon tomaba decisiones. Estaba tan centrado, preciso, minucioso… Afortunadamente, los mensajes de los compañeros confirmaron que el desempeño fue sobresaliente. Fue entonces cuando nos dimos cuenta de que el partido estaba perfectamente arbitrado. Szymon tiene un carácter fuerte y es difícil discutir con él si está convencido de algo. Es muy exigente, sobre todo consigo mismo», concluyó.

EL TIEMPO