martes, abril 23, 2024
Actualidad

Mauricio Lizcano, señalado de acosar sexualmente a joven cuando fue congresista

El secretario general de la Presidencia dice que es falso el testimonio en su contra y pidió a la mujer a que denuncie a las autoridades judiciales.

El actual director del DAPRE fue presidente del Congreso en 2016.

El actual director del DAPRE fue presidente del Congreso en 2016.© Óscar Pérez

Mauricio Lizcano es el secretario general de la presidencia de Gustavo Petro y este jueves un testimonio lo señala de haber acosado sexualmente a una joven de 21 años, mientras era él congresista de la República. El relato, publicado por El País de España, muestra que los hechos se habrían dado en medio de una relación asimétrica de poder entre el político y la denunciante, en instalaciones del Capitolio.

El testimonio es anónimo. En el texto, el diario insiste en repetidas ocasiones que la mujer ha decidido contar su historia bajo la protección de su identidad porque teme a las acciones de un hombre con mucho poder. Los hechos corresponden al año 2016, cuando Lizcano avanzaba en una exitosa carrera como congresista del Partido de la U, y fungía como presidente del Senado.

La denunciante, que tiene hoy 28 años, expresó que cuando tenía 21 llegó a Bogotá a buscar trabajo en entidades públicas y encontró una posibilidad para trabajar en la oficina del entonces senador. Envió la hoja de vida y la llamaron para la entrevista, se lee en el artículo.

La mujer cuenta que en la entrevista con Lizcano este le ofreció licor, en específico whisky. Ella se negó porque, dice, se sintió “maluca” con esa pretensión. Relata que después de eso, la situación se hizo para ella aún más incómoda porque el político empezó a soltar frases de tipo “cómo es de joven y de bonita”.

“En un momento se le acercó e intentó besarla. Agarrarla. Relata que se escabulló como pudo y llegaron a un desagradable forcejeo en el que él, más grueso que ella, tenía todo el poder. Ella se negó: “no, no, por favor”. Según el relato de ella, lo intentó alejar con todas sus fuerzas y, entonces él soltó la frase que ella no olvida: “si quiere el trabajo, esta es la manera””, contó.

Según lo estipulado en las sentencias de Tutela T-265 de 2016 y T-140 de 2021 de la Corte Constitucional, y las disposiciones en la materia de la Procuraduría General de la Nación, comentarios o insinuaciones no consentidas sobre la apariencia física, la sexualidad o el cuerpo de una persona, tratos, contacto físico excesivo, caricias no pedidas o no consentidas, acercamientos o tocamientos constantes, miradas inadecuadas o lascivas, y gestos sexuales, besos, abrazos, bloqueo o intento de bloqueo de los movimientos de una persona, para someterla a algún comportamiento sexual, entre otros, se configuran como conductas de acoso sexual. Así lo dispone, por ejemplo, el protocolo contra la violencia sexual ejercida en espacios de relación laboral y contractual que hace tan solo una semana sacó el legislativo.

Volviendo al relato, la joven reveló que, tras negarse a las presuntas insinuaciones que habría cometido Mauricio Lizcano, este le dijo: “Si no quiere el trabajo, entonces váyase”. Al recordar, la denunciante agregó que aunque han pasado siete años desde lo sucedido, “estoy contando esto porque es importante que se sepa. Hice un esfuerzo sobrehumano para superarlo”.

La respuesta de Lizcano

Después de ostentar varios años una curul en el Congreso de la República, Mauricio Lizcano dejó el trabajo legislativo y se redujo su exposición en la escena pública nacional. Tras la elección de Gustavo Petro como presidente en junio de 2022, un día antes de la posesión se concretó la adhesión de Lizcano al primer círculo de confianza del jefe de Estado.

Desde su ingreso al Gobierno, su participación como secretario general de la Presidencia (o director del DAPRE, que viene siendo lo mismo) había transcurrido en normalidad, siendo el encargado de reformar el departamento administrativo de la Presidencia para cumplir con la misión de austeridad que se trazó Petro.

Este jueves, ante el testimonio publicado en su contra y que trae a la luz pública el presunto caso de acoso sexual que él habría ejercido contra una joven de 21 años que buscaba trabajar en su oficina legislativa en 2016, Lizcano aseguró que la información “es totalmente falsa”.

A través de un comunicado, el político agregó que invita a la mujer a que haga la denuncia formal ante las autoridades judiciales “para que en un entorno seguro se reconozca mi correcto comportamiento y pueda defender mi derecho al honor”.

“Quienes han trabajado conmigo estos 20 años de carrera saben de mi pleno respeto hacia las mujeres y mi rechazo a cualquier tipo de violencia contra ellas. Mi cargo actual provoca todo tipo de amenazas que afronto con serenidad y calma”, aseveró.

Este es el comunicado completo:

EL ESPECTADOR