jueves, septiembre 28, 2023
Noticias

Terrorífico caso: Dos niños asesinaron a un compañero “por odio y placer”

Esta semana se conoció un caso que ha causado asombro y repudio en todo Latinoamérica. Se trata del caso del atroz homicidio y tortura de Nicolás Alexander Cernadas, de 13 años, a quien dos compañeros, de 14 y 17 años, habrían matado “un poco por odio, otro poco por placer”.

El caso ocurrió en Merlo, Argentina, donde nadie se explica como dos menores de edad pudieron cometer tan macabro hecho. Las autoridades encontraron el cuerpo boca abajo, parcialmente calcinado con quemaduras en la cara, el pelo, la espalda y en ambos brazos. También le encontraron cortes de arma blanca en el mentón y en ambas piernas.

En las últimas horas, el joven fue identificado por un familiar como Nicolás Alexander Cernadas, de 13 años, vecino de la zona. Lo reconocieron por una mancha de nacimiento.

Los médicos forenses revelaron que la causa de su deceso fue “un paro cardiorrespiratorio traumático ocasionado por lesión alveolar difusa y por energía calórica”, en palabras más simples significa que murió por los cortes y tras ser prendido fuego aún con vida.

Las pruebas de los menores asesinos

Las autoridades revisaron los teléfonos celulares y redes sociales de los menores, en lo que se conoció que a todos se conocían del barrio, pero le tenían “bronca y odio”. Según los investigadores, el ataque habría sido por “diversión” y “placer”. Además, se especular que los agresores habrían grabado la agresión.

De los audios y textos analizados se desprende que el crimen se produjo “un poco por placer y otro poco por el odio que le tenían a la víctima, a la que conocían del barrio”.

Incluso, en las conversaciones de chat hablaron entre ellos de cuando las autoridades encontraron el cadáver, y se mostraron poco arrepentidos. A continuación algunas de las pruebas que tienen las autoridades argentinas.

nuación algunas de las pruebas que tienen las autoridades argentinas.

Los dos responsables ya fueron identificados por las autoridades. No obstante, el joven de 14 años sería inimputable.  Además, el  adolescente de 17 años ya fue detenido por lo que no hay prófugos.