miércoles, abril 24, 2024
ActualidadJudicial

Prueba reina: así golpearon policías a Juan Pablo González antes de su muerte

Se conoció una nueva prueba en contra de los patrulleros que habrían participado en el asesinato de Juan Pablo González, presunto abusador de Hilary Casatro, la noche del 6 de noviembre en la URI de Puente Aranda.

En un video de las cámaras de seguridad de la URI, revelado por las autoridades, se pudo observar como uno de los patrulleros que vestía de civil golpea con fuerza a González en el estómago antes de que este sea ingresado a la celda donde pasaría sus últimos minutos de vida.

Toda la escena transcurre mientras otro de los uniformados observa como su compañero no solo golpea a González sino que lo empuja hasta hacerlo caer al suelo indefenso para luego agarrarlo por el cuello, levantarlo y conducirlo de forma agresiva dentro de la celda.

Hay que recordar que por estos hechos, que aún son materia de investigación por un grupo especializado del CTI de la Fiscalía Bogotá, hay cinco patrulleros en la cárcel acusados de homicidio doloso por acción u omisión en concurso con tortura.

Si bien, no se ha podido establecer que los patrulleros participaron de forma directa en el asesinato del hombre, lo cierto es, que fueron cómplices del hecho al no haber realizado ninguna acción para detener la golpiza y la tortura a la que fue sometido González por parte de los otros privados de la libertad.

El caso

Luego de que la Policía y la Fiscalía capturaron a cinco uniformados por la presunta complicidad en el homicidio de Juan Pablo González dentro de la URI de Puente Aranda, hoy, los hombres fueron presentados ante un juez de control de garantías.

En el desarrollo de la formulación de imputación de cargos, el fiscal encargado del caso señaló que González Gómez fue golpeado por más de 27 minutos y que sus victimarios le ocasionaron más de 50 lesiones en todo el cuerpo: equimosis, raspaduras y fracturas fueron el saldo que quedó de la brutal golpiza.

Según el fiscal, el hombre no solo fue golpeado sino que fue torturado y obligado a tomar la orina de los otros reclusos. Todo, ante la mirada de los cinco policías procesados.

Fuente: El Tiempo