jueves, mayo 16, 2024
Comunidad

Policías en Bogotá se disfrazaron de habitantes de calle, para atrapar a una banda criminal

Operativo policial en la calle del Bronx

Operativo policial en la calle del Bronx© Proporcionado por El Tiempo

El 28 de mayo de 2016 un gigantesco operativo conformado por 2.500 hombres de la policía y el Ejército logró penetrar y dar un certero golpe en el denominado Bronx, de Bogotá. ¿Pero sabe cómo se realizó siete años después el operativo que significó la caída de las principales bandas del microtráfico que surgió tras la caída del Bronx, en pleno centro de la ciudad?

Pues el periodista Jhonatan Nieto Blanco consiguió el testimonio de dos policías que hicieron una ardua labor de investigación y contaron cómo lograron desarticular en su momento a una de las bandas más temidas de la zona, que al final terminó con las capturas de las jefas de la banda y ocho delincuentes más que eran los encargados de comercializar las diferentes sustancias.

El sector también era conocido con varios nombres como 'la Caldera del Diablo', 'la Letra', 'la L' o 'el Horno'. CEET

El sector también era conocido con varios nombres como ‘la Caldera del Diablo’, ‘la Letra’, ‘la L’ o ‘el Horno’. CEET© Proporcionado por El Tiempo

Nieto, en la primera emisión del nuevo programa de ELTIEMPO.COM Los infiltrados, logró el testimonio de dos unidades policiales que lograron infiltrarse en la base de la banda para lograr información, coordinar el seguimiento y lograr el gran golpe en una operación que terminó con la captura de alias la ‘Patrona’, cabecilla de la banda ‘las Figuritas’ y pareja sentimental de uno de los jefes que fue capo en el Bronx o la L, al igual que cuatro hombres y cuatro mujeres que conformaban la temible banda.

La caracterización de habitante de la calle

“Tuvimos que caracterizarnos como habitantes de la calle para dar un aspecto de abandono; vestía ropa sucia, me dejaba de bañar por una o dos semanas, pues tenía que dar esa apariencia y ganarme la confianza y por infiltrarme en la banda. De esa manera pudimos hacer seguimiento, saber quién o quiénes eran los mayores expendedores de las diferentes sustancias, como bazuco, marihuana, tusi y demás y tener la certeza y las pruebas para tener éxito en el operativo, que al final nos entregó el resultado esperado”, cuenta con detalles uno de los oficiales en el programa Los infiltrados.

En el programa, los dos policías cuentan que debieron hasta consumir drogas y aprender la jerga delictiva para poder entrar en las entrañas de la banda y lograr el objetivo. En el relato periodístico, los oficiales cuentan cómo vivieron ese capítulo en el que lograron conocer en detalle las identidades de los expendedores y los lugares que frecuentaban, en casas desocupadas, parques, la manera de identificar las drogas de otras con sus respectivas marquillas o sellos, lo mismo que identificar a otras bandas en varias localidades de la ciudad que se derivaron al mando de jefes de seguridad de esas zonas, a los que llamaban ‘sayayines’, que con crímenes lograban el respeto y el mando sobre otras bandas territoriales. Los agentes encubiertos lograron pruebas de cómo se distribuía y crecía el emporio de comercialización del narcotráfico, a través de algunos habitantes de la calle y delincuentes que se escondían en las noches en lugares pagadiario para evitar ser detectados en sitios cono Cinco Huecos.

Algunos consumidores habituales también sirvieron de fuente humana de información para lograr la desarticulación en 2022 de la banda ‘las Figuritas’.

María José Santisteban

Historiadora del arte y escritora freelancer. ''Me gusta interactuar con personas que piensan distinto a mí y me dan la oportunidad de ampliar mi perspectiva''. ''Soy defensora de la diversidad y la sostenibilidad ambiental''.