“No quiero volver a Venezuela, allá no hay futuro”: la desesperación que se vive en la frontera con Estados Unidos

DariénUna mujer trata de levantar a una niña de un paso enlodado mientras migrantes ecuatorianos atraviesan la selva del Darién para llegar desde Colombia a Panamá en su ruta hacia Estados Unidos, el 15 de octubre de 2022. (AP Foto/Fernando Vergara, Archivo) – Foto: AP.

 

 

Las tensiones se intensifican en las ciudades fronterizas de Estados Unidos a medida que se acerca la expiración del Título 42, en un país fuertemente dividido por el tema migratorio. Ante este escenario, el gobierno de Washington ha enviado 1.500 efectivos para resguardar la frontera, especialmente en El Paso, donde se encuentran patrullas a cada kilómetro.

Juan Fernández, momentos antes de entregarse a las autoridades fronterizas en El Paso, se despidió de su esposa en Venezuela con un mensaje cargado de emoción. Con las lágrimas en sus ojos, junto a un amigo, caminó decidido.

“Tenemos mucho miedo, pero también debemos tener fe”, expresó el venezolano de 40 años. Aterrado por los cambios en la frontera entre Estados Unidos y México, Juan cruzó ilegalmente a través de una de las brechas del muro apenas tres días antes.

Fernández es solo uno de los miles de venezolanos que han estado llegando a El Paso en los últimos días, aprovechando los últimos momentos del Título 42, la medida sanitaria impuesta por el expresidente Donald Trump para cerrar la frontera sur durante la pandemia, que expirará a medianoche este jueves.

Esta medida, heredada por el gobierno de Joe Biden, originalmente excluía a algunas nacionalidades, pero se amplió para vetar el ingreso de venezolanos, nicaragüenses y cubanos, entre otros. Estos ciudadanos se ven obligados a recurrir a programas especiales o utilizar la aplicación CPB ONE para solicitar asilo.

Sin embargo, para muchos en la frontera mexicana, estas alternativas resultan insuficientes.

“Esperé durante cuatro meses tratando de legalizar mi solicitud, pero me quedé sola”, reveló Gleidys Losada. “Todas las personas que conocía cruzaron por las brechas y decidí que no podía esperar más”.

Losada ha pasado las últimas cuatro noches en las afueras de la Iglesia Sagrado Corazón, en el centro de El Paso, que se ha convertido en un punto de encuentro para miles de migrantes.

La mayoría de ellos son venezolanos que no tienen los recursos económicos para continuar su camino hacia su destino final en Estados Unidos o tienen miedo de abandonar la ciudad fronteriza debido a la falta de documentos.

Con escasas pertenencias, han improvisado carpas con plásticos en las rejas de la iglesia y utilizan baños portátiles instalados alrededor del edificio.

En vista de la inminente expiración del Título 42, las tensiones han aumentado en las ciudades fronterizas de Estados Unidos, un país profundamente dividido en temas migratorios. El gobierno ha desplegado 1.500 efectivos para resguardar la frontera, y en El Paso, en particular, se han colocado patrullas a cada kilómetro.

Los oficiales de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza distribuyeron panfletos en la madrugada del martes para instar a los migrantes indocumentados a “entregarse”,

 

.
Con la inminente expiración del Título 42 las tensiones han crecido en las ciudades fronterizas de Estados Unidos, país fuertemente dividido por el tema migratorio. (Photo by ALFREDO ESTRELLA / AFP) – Foto: AFP

 

María José Santisteban

Historiadora del arte y escritora freelancer. ''Me gusta interactuar con personas que piensan distinto a mí y me dan la oportunidad de ampliar mi perspectiva''. ''Soy defensora de la diversidad y la sostenibilidad ambiental''.