martes, febrero 27, 2024
Actualidad

Julieth García, la primera teniente mujer en volar un helicóptero UH 1N, murió en el trágico accidente en Chocó. Aquí su historia

Colombia está conmocionada con la noticia del helicóptero que se precipitó al suelo en zona urbana de Quibdó, en el departamento de Chocó, cuando se encontraba haciendo trabajos de abastecimiento de alimentos a soldados que están cumpliendo con su deber de proteger a la población colombiana en dicho departamento, en zona rural y selvática.

La teniente Julieth García, una de las víctimas de la tragedia en Chocó. Fotos: Cortesía.

La teniente Julieth García, una de las víctimas de la tragedia en Chocó. Fotos: Cortesía.

Tal como se ve en los videos que ya están viajando por todas las redes sociales, el helicóptero habría sufrido una contingencia en el aire y aún con sus hélices principales en movimiento, empezó a girar de forma descontrolada mientras se iba a abajo en caída libre, para luego terminar en llamas frente a la mirada atónita de los habitantes del lugar.

Según la información oficial que hasta el momento se ha entregado es que fallecieron los cuatro tripulantes que iban en la aeronave, entre ellos la teniente Julieth García, quien había hecho historia en el Ejército Nacional de Colombia al ser la primera mujer de su rango en poder volar un helicóptero UH 1N, como el helicóptero siniestrado con matrícula EJC4227.

Con tan sólo 31 años, la oriunda de Cúcuta, Norte de Santander, ya había realizado una carrera memorable en la institución, cursando primero todos los estudios pertinentes para finalmente graduarse como profesional en Ciencias Militares en 2015, para luego seguir formándose en cursos de armas y especialidades militares como avanzados de combate, paracaidismo, comunicaciones y finalmente para convertirse en la primera mujer en manejar este tipo específico de helicópteros.

Antes de poder calificarse como piloto de este helicóptero, Julieth tuvo que pasar por una fase de instrucciones teóricas bastante densas y mínimo 20 misiones para luego pasar a una fase de vuelos en la que no sólo acompaña a los ya pilotos de estas aeronaves, sino también aprende a manejar todos los instrumentos de visión nocturna, actividades que la cucuteña logró aprender de forma excepcional.

“El ser piloto no solamente es volar la aeronave, sino llevar la responsabilidad de su tripulación y de las tropas a las que nosotros apoyamos”, afirmó la teniente cuando logró certificarse como la primera mujer en manejar estos helicópteros, hito que la misma Institución le reconoció por su valor, entrega y disciplina.

“Mi familia siempre me apoyó, nunca me ha dicho que no a lo que he querido. En ese sentido, siempre he contado con su apoyo… La verdad siempre he contado con ellos y es lo más importante para uno desempeñarse en lo que uno desea y sueña”, añadió la entonces cucuteña de 28 años, alistando todo su uniforme, equipo y herramientas pertinentes para dar su primer vuelo ya certificada.

Julieth siempre se mostró muy orgullosa de poder manejar este tipo de helicópteros, conocidos como los “ legendarios cazadores”, por ser aptos para misiones de alto riesgo como de escolte y reconocimiento, al que se le añaden equipos sofisticados de vigilancia y armamento.

La teniente siempre tuvo el acompañamiento de sus superiores e instructores, quienes también se mostraron orgullosos cuando ella finalmente logró tener el control de la aeronave y pudo manejarlo sola, ya como toda una piloto oficial de la Institución, entrado al selecto grupo de mujeres que manejan helicópteros Black Hawk y el MI17.

“Todo lo que se hace con el corazón y vocación, Dios lo bendice a uno”, afirmó la joven cucuteña, quien lamentablemente acaba de perder su vida en este accidente, del que inicialmente se habla de un fallo en una de las partes más importantes del vehículo, sin embargo, es pertinente esperar la información oficial del Ejército Nacional de Colombia.

En redes sociales como Twitter se empiezan a leer trinos de condolencias de algunos de los integrantes de la institución como el mayor David Velásquez, quien dedicó una de sus publicaciones no sólo a Julieth, sino a los demás tripulantes de la aeronave accidentada. “Dolor nuestro y fortaleza a sus familias. ¡Ya vuelan alto!”, se lee en el tuit.

SEMANA