miércoles, mayo 22, 2024
Política

Roy Barreras se puso a repartir comida a senadores para agilizar debate

Este martes se trabajó intensamente en el Senado de la República, en parte porque así lo pidió Roy Barreras, presidente de esa corporación. Por fin se aprobó allí el Acuerdo de Escazú, que no fue votado por el anterior Congreso por los constantes aplazamientos que se le dio al tema que tenía tan preocupados a líderes ambientalistas y sociales.

Una de las situaciones más particulares del día fue la forma como Barreras pidió a sus compañeros que no perdieran mucho tiempo comiendo, con el objetivo de que se agilizara la deliberación entre los congresistas. Al parecer, el presidente del Senado se tomó muy en serio su deseo de que en este nuevo Congreso se trabaje más.

Un video dejó en evidencia una escena bastante llamativa. Barreras se puso a repartir comida a varios senadores, para evitar que ellos se fueran del recinto y continuaran atentos a lo que se estaba discutiendo. Al presidente del Senado se le vio con varios portacomidas y sus colegas se mostraron sorprendidos al verlo tan enérgico.

Además, Barreras también hizo un comentario a quienes estaban dilatando los tiempos a la hora del refrigerio.

“Les voy a pedir a mis asistentes que apuren ante la dirección el refrigerio, que salvo que sea un plato sofisticado, debería haber llegado hace una hora. O si no, en la esquina venden unas empanadas buenísimas. Mande comprar 108″, aseguró el senador del Pacto Histórico.

Desde que se supo que sería presidente del Senado, Barreras anunció que en el nuevo Congreso se llevaría a cabo un ‘fast track’ que pretende agilizar el curso de los proyectos legislativos de Gustavo Petro. “Las comisiones constitucionales sesionarán de forma paralela, cada una con su reforma respectiva. Luego, a través de mensajes de urgencia, podremos sesionar de forma conjunta en las comisiones especializadas. En tercer lugar, plenarias simultáneas concertadas entre Senado y Cámara“, detalló el senador.

Además, el congresista también confirmó que en el gobierno de Petro se reducirán las vacaciones de los congresistas. “Se acabó la guachafita de sesionar solo dos días por semana. Por lo menos cuatro días a la semana trabajando y vamos a recortar las vacaciones. En lugar de iniciar en marzo, empezaremos en febrero”, concluyó.

PULZO