martes, febrero 27, 2024
Judicial

Horror en Medellín: madre obligaba a sus tres hijos de 19 meses, 7 y 9 años a grabar pornografía infantil

A más de 20.000 kilómetros de Colombia, las autoridades de Australia se sorprendían por un grave caso de pornografía infantil que estaba sacudiendo las redes sociales de ese país. El contenido era perverso, aberrante, dicen los investigadores del caso. Y no es para menos, una mujer obligaba a sus hijos a realizar actos sexuales, mientras los grababa para luego vender el material.

Esta es la mujer (capturada) acusada de someter a sus tres hijos menores de edad aberrantes casos de pornografía infantil.

Esta es la mujer (capturada) acusada de someter a sus tres hijos menores de edad aberrantes casos de pornografía infantil.© Proporcionado por Semana

Lo que observaron los analistas de la información era dantesco, increíble. 91 imágenes de contenido crudo sexual con un bebé de 19 meses de nacido, una niña de 7 y un niño de 9 años. “Las peores atrocidades que usted se pueda imaginar de la pornografía infantil estaban ahí en esas 91 imágenes entre fotos y videos”, le dijo uno de los investigadores de la Interpol, de la Dirección de Investigación Criminal a SEMANA.

La situación era tan grave para las autoridades australianas, que sabían que tenían que hacer algo para rescatar a los tres niños de las aberraciones a las que estaban siendo sometidos por las dos mujeres que aparecían en los videos.

Por eso decidieron cargar la información en el sistema que desde el 2001 combate la pornografía infantil en el mundo, International Child Sexual Explotation. Se trata de un software con la capacidad de analizar miles de datos y arrojar información de los países donde posiblemente se está cometiendo el delito.

Luego de analizar las 91 imágenes que las autoridades australianas lograron recopilar de la internet oscura o Dark Web, como se le conoce, donde se comercializa todo lo ilegal, desde venta de estupefacientes, tráfico de armas, pornografía infantil, entre otros, el sistema arrojó que el caso posiblemente había ocurrido en Colombia.

Las características de las mujeres que allí aparecían obligando a los menores de edad a cometer los actos sexuales entre ellos y con ellas develaban que eran sudamericanas. De inmediato, Interpol Australia se comunicó con Interpol Colombia y alertó sobre el escabroso hecho que estaba circulando en la red oscura, y que estaba siendo consumido por depravados a nivel mundial, porque dicho contenido no conoce de fronteras.

Una bebé de 19 meses de nacida fue víctima de su propia mamá, quien grababa contenido sexual para adultos con ella.

Una bebé de 19 meses de nacida fue víctima de su propia mamá, quien grababa contenido sexual para adultos con ella.© Proporcionado por Semana

El caso ingresó el último día del mes de enero de este año con prioridad alta en Colombia. Los investigadores de la Dirección de Investigación Criminal, Dijin, e Interpol tomaron video por video y foto por foto para tratar de descifrar en qué parte del país estaba sucediendo.

El trabajo era complejo, porque las impensadas escenas ocurrían siempre en un mismo escenario, la sala de una casa, en donde aparecía a veces una mujer y en otra dos, pero los menores de edad abusados siempre eran los mismos.

Luego de observar una y otra vez las imágenes, poniendo nervios de acero para no quebrarse al ver lo horripilante de cada escena, los investigadores encontraron un detalle que fue decisivo para lograr rescatar a los niños.

El alcalde de Medellín, Daniel Quintero, se enteró de los aberrantes hechos, y de inmediato realizaron un operativo en el que participó toda la institucionalidad de la ciudad.

El alcalde de Medellín, Daniel Quintero, se enteró de los aberrantes hechos, y de inmediato realizaron un operativo en el que participó toda la institucionalidad de la ciudad.© Proporcionado por Semana

En una de las escenas, en donde uno de los niños está siendo abusado, los investigadores lograron detallar que el menor tenía puesto un uniforme de colegio y lograron, con trabajo técnico, descifrar el plantel educativo. El tiempo jugaba en su contra, la misión era rescatar a los menores de edad de sus abusadores, por eso se trasladaron a la institución académica para obtener información.

Unidades de Interpol llegaron al colegio ubicado en la ciudad de Medellín, en una comuna, se trataba de un colegio público. En el sitio hablaron con la rectora a quien le expusieron el caso, comentándole que tenían que actuar con prontitud, la funcionaria les entregó información valiosa. La mujer les dijo que conocía a los tres niños, dos de ellos estudiaban allí y por lógica también sabía quiénes eran sus padres.

Con la información en sus manos, la fase siguiente era echar a andar la investigación en terreno. Hubo seguimientos para saber qué había detrás del abuso del que venían siendo víctimas los menores, conocer si se trataba de una gigantesca estructura que se dedicaba a reclutar mujeres de escasos recursos con hijos para inducirlos al mundo de la pornografía a cambio de unos cuantos pesos. La idea era saber qué estaba pasando y cómo se venían presentando los hechos.

Esta es la boleta con la que las autoridades lograron la plena identificación de las dos hermanas que sometían a pornografía infantil a los tres menores de edad.

Esta es la boleta con la que las autoridades lograron la plena identificación de las dos hermanas que sometían a pornografía infantil a los tres menores de edad.© Proporcionado por Semana

Con el paso de los días, los investigadores se encontraron que el panorama no cambiaba, siempre veían a la misma mujer con los niños, los llevaba al colegio, en la tarde los recogía, se los llevaba para la casa y no más. En algunas ocasiones salía con ellos a la tienda a hacer las compras del diario, no había nada sospechoso en su rutina, nada anormal al trabajo de una ama de casa.

Con inspección en redes sociales, los investigadores lograron detectar que la otra mujer que aparecía en algunas ocasiones en los videos era la hermana de la mamá de los niños, es decir, su tía.

La pensión del horror

Las dos mujeres sostenían escenas sexuales al frente de los niños y los obligaban a que hicieran lo mismo que ellas estaban haciendo, incluso les decían, “miren a la cámara y pidan un regalito”, frase con la que -concluyen los investigadores- las mujeres vendían el material pornográfico.

Con la información de los seguimientos, la plena identificación de los menores de edad, de las dos mujeres, y con el material de contenido sexual que comprometía la integridad de los pequeños y con una investigación en tiempo récord de 20 días, los investigadores tocaron la puerta de un juez de control de garantías a quien le expusieron el caso. Con las pruebas que sustentaban uno de los más aberrantes casos de pornografía infantil en Colombia, le pidieron que librara boletas de captura en contra de la mamá de los niños y de la hermana.

El pasado miércoles 22 de febrero el juez autorizó la captura de las dos mujeres. SEMANA obtuvo en exclusiva las imágenes del operativo en el cual fue detenida la mamá. El operativo fue comandado directamente por el alcalde de Medellín, Daniel Quintero, que llegó apoyado por uniformados de la Interpol, la Policía de infancia y adolescencia, el ICBF y otras entidades que llegaron al barrio Alfonso López, a una humilde vivienda.

El alcalde de Medellín, Daniel Quintero, se enteró del caso y el mismo asumió la operación de captura de su mamá y la recuperación de los niños.

El alcalde de Medellín, Daniel Quintero, se enteró del caso y el mismo asumió la operación de captura de su mamá y la recuperación de los niños.© Proporcionado por Semana

Se trataba de una humilde pensión en donde viven varias familias, en uno de los pequeños apartamentos estaban la mamá, los niños y dos hombres, uno de ellos la pareja actual de la mujer, un obrero de construcción.

La mujer, seguramente sabiendo lo que había hecho con sus hijos, no opuso ninguna resistencia, acatando todo lo que le decían los investigadores, caminó lentamente por los pasillos del modesto reciento, mientras que los dos hombres quedaron en libertad porque el proceso por el momento no arroja ninguna prueba en contra de ellos.

La otra mujer, (tía de los niños) fue capturada en Yolombó, al nordeste de Antioquia. Se encontraba en una finca apartada de toda civilización, estaba con, su madre, la abuela de los pequeños abusados.

Con el caso armado, los menores de edad bajo la protección del ICBF, la tesis que tienen los investigadores, es que la mujer de bajos recursos, decidió acudir a la explotación sexual de sus hijos para obtener ganancias económicas y en medio de eso involucró a su hermana, quien luego de la investigación se conoció que es una mujer con problemas de drogadicción, que incluso ha llegado a estar en situación de habitante de calle.

SEMANA conoció que para poder determinar para quién trabajaba la mamá de los niños, o saber a quién le vendía el material pornográfico que obtenía de los menores, los dispositivos electrónicos que encontraron en su casa, entre ellos seis celulares, serán llevados al laboratorio forense conocido como Yuliana Samboni, como se recordará la niña abusada y asesinada por Rafael Uribe Noguera, en donde se hará la trazabilidad de los aparatos y donde se tratará de recuperar información así haya sido eliminada.

Una de las pistas que tienen por el momento los investigadores del caso y que tratan de verificar, es que la mujer habría utilizado una aplicación conocida como ‘James’, en donde al parecer subía el contenido ilegal y a cambio recibía dinero. Los videos conocidos en Australia habrían sido grabados hace al menos hace unos ocho meses, debido a los cambios físicos que han tenido los pequeños.

Al ingresar los videos y las fotos a dicha plataforma, la mujer perdía todo el control del contenido y este terminaba siendo reproducido en todo el mundo y llegando a los móviles y computadores de miles de pervertidos sexuales.

El alcalde de Medellín, Daniel Quintero, dio una orden clara, los hermanos no serán separados y recibirán toda la atención necesaria.

El alcalde de Medellín, Daniel Quintero, dio una orden clara, los hermanos no serán separados y recibirán toda la atención necesaria.© Proporcionado por Semana

Sobre los menores, el asunto es claro, el alcalde Daniel Quintero dio la orden de prestarles toda la atención que sea necesaria para su recuperación y evitar las secuelas, por eso en el operativo no actuaron solo las autoridades policiales. También lo hicieron las diferentes entidades encargadas del cuidado de los niños y niñas en la ciudad. Con una orden clara, los hermanos no van a ser separados.

Ahora el reto para las autoridades en esta segunda fase es establecer quiénes son los que están detrás de este caso, quienes indujeron a la mamá de los pequeños para que rompiera todas las reglas de la moral y atentara contra la integridad de sus propios hijos, exponiéndolos a tan aberrantes escenas.

Momento en el que le leen los derechos de capturada a la mamá de los tres niños abusados.

Momento en el que le leen los derechos de capturada a la mamá de los tres niños abusados.© Proporcionado por Semana

Dicen quienes conocieron del caso, que es claro que la mujer no pudo actuar sola y que detrás de esto hay manos criminales internacionales que se dedican a la pornografía infantil y captar a mujeres de bajos recursos económicos para inducirlas a estas aberrantes prácticas.

Según cifras del ICBF entre el 2012 y el 2019, 1.954 niñas, niños y adolescentes ingresaron al Proceso Administrativo de Restablecimiento de Derechos (PARD) por ser víctimas de explotación sexual comercial en el país. Mientras que Medicina Legal reportó que en 2022 se practicaron 20.887 exámenes medico legales por presunto abuso sexual contra niñas, niños y adolescentes en el país.

SEMANA