sábado, julio 13, 2024
Actualidad

Hombre gana miles de dólares en OnlyFans mostrando el tamaño de su barriga

Simon Henderson es un hombre de 48 años, mejor conocido en redes sociales como ‘The belly king’. A inicios de este año abrió una cuenta en la plataforma de OnlyFans y desde entonces su popularidad ha ido en aumento. Lo que hace especial a Henderson es su habilidad para inflar su abdomen en cuestión de segundos. El hombre logra simular una barriga de “embarazado” sin mucho esfuerzo

Este tipo de videos ha llamado la atención de un sector de la población. En OnlyFans le suelen pedir que comparta contenidos haciéndose pasar por una persona en estado de gestación, a cambio de dinero.

‘The Belly king’, que traduce al español “el rey de la barriga” ha ganado casi 4.400 dólares desde que empezó a vender sus fotos y grabaciones. En una entrevista con ‘Southwest News Service’ explicó en qué consiste su trabajo.

Hago vídeos alegres y divertidos sobre estar embarazado, gemir al respecto, hablar sobre eso y videos de mí fingiendo dar a luz”, indicó.

Los videos de OnlyFans

Henderson aseguró que nunca ha subido contenido pornográfico pero que tuvo que privatizar su cuenta para mantener su intimidad. En el día a día, es empleado de un banco y hace poco se divorció de su esposa y dejó de vivir con sus hijos.

Uno de los fetiches que más le han pedido complacer es la vorarefilia, que consiste en el deseo sexual de ser consumido por otra persona. Debido al tamaño de su barriga y la facilidad para realizar movimientos con su cuerpo, Henderson se ha involucrado en este tipo de prácticas.

“Vore generalmente se representa en dibujos animados para adultos y explora la posibilidad de comer personas y mantenerlas en el estómago y finalmente digerirlas. Puedo traer esta idea a la luz en videos divertidos y mi talento abdominal hace que estos videos sean visuales en lugar de imaginarios”, señaló.

Tras alcanzar el reconocimiento en OnlyFans, Simon Henderson ha estado explorando otros formatos como TikTok y Youtube para encontrar una mayor audiencia.

FUENTE: EL TIEMPO