miércoles, abril 24, 2024
ActualidadComunidad

Dramático momento en que dueños se encierran con perro por culpa de la pólvora

Es sabido que el uso de la pólvora tiene efectos negativos en las mascotas y no es raro enterarse de perros que han fallecido por culpa del temor que les genera el sonido de los fuegos pirotécnicos.

Sin embargo, hay más gente que ha tomado conciencia sobre esa situación, por lo que cada fin de año se viralizan videos o noticias sobre personas que han tenido soluciones creativas para que sus mascotas no la pasen mal debido a la pirotecnia.

Uno de esos casos es el de una pareja que, durante los festejos de año nuevo, decidió encerrarse junto a su perro en el baño de su hogar y poner música de fondo, esto con el objetivo de que el can no se asustara con la pólvora.

El video, compartido el 1. ° de enero de 2023, logró enorme repercusión en España, el país de donde surgió la grabación.

Ibone Pérez, uno de los dueños del can, aseguró en su cuenta de Twitter que todo sucedió en la celebración del año nuevo del 2022 cuando el perro, llamado Rocky, huyó al monte debido al susto provocado por la pólvora.

“El año pasado Rocky corrió al monte asustado por la pirotecnia y lo encontramos siete días después escuálido”, afirmó.

Sin embargo, y para asegurarse de que su mascota no volviera a sufrir, decidió, junto a su pareja, celebrar año nuevo dentro del baño de su casa: “Hoy, uno de enero del 2023, le hemos tenido que encerrar con la música a tope en el baño entreteniéndolo para que no escuche petardos y ruidos de los fuegos artificiales”.

Más adelante, Pérez explicó que, pese a que la decisión de celebrar año nuevo en un baño pueda ser algo trivial, reafirmó su decisión agregando que los padres de su perro no eran capaces de soportar los fuegos artificiales, por lo que tuvieron que ser llevados al monte para evitar su sufrimiento.

“Dirán que es algo loco. Loco es tirar petardos como si no hubiese un mañana, como si fuese una mascletá o el arsenal sobrante de ETA. A la madre y al hermano de Rocky los han tenido que llevar al monte para evitar que sigan temblando”, concluyó.

EL TIEMPO