Zorreros buscan acercamiento con la Alcaldía

[html ]

Así lo expresaron mediante una manifestación realizada en horas de la mañana del martes 9 de mayo, frente a la sede de la Alcaldía

«Esta marcha pacífica que hacemos hoy es para reclamar nuestros dere­chos, y pedirle al señor alcalde que nos escuche», manifestó uno de los voce­ros de ese gremio, durante la protesta.

En opinión del representan­te de los zorreros, el alcalde de Granada, Juan Carlos Mendoza Rendón, debería ser quien los atienda y dé solución al grave problema que los aqueja; sin embar­go, nada de eso sucede, pues siempre envía al se­cretario de Gobierno, Ós­car Alexander Amaya quien tampoco los escucha, mu­cho menos da solución.

En Granada muchas per­sonas utilizan ese medio de transporte criollo para sobrevivir, pues con él con­siguen un mínimo sustento para sus familias. Esa, pre­cisamente, es la razón por la cual solicitan que les sea escuchada su problemática; quieren que entre todos, de común acuerdo, se busque otra opción de trabajo para ellos.

Tal solución quieren lo­grarla por medio de una negociación, con la cual todos salgan beneficiados. Se trata, explicaron, de un proceso que desde hace algún tiempo adelanta el señor Henry Esquivel, en el cual la Alcaldía de Granada aportaría una parte de los recursos, mientras que los otros serían entregados por una ONG y la Gobernación del Meta.

Es, justamente, la manera como se desarrollaría dicho proyecto la que tales ciuda­danos explicarían al alcalde de Granada en el encuentro que desde hace tanto tiem­po vienen solicitando. La dilación del encuentro ha hecho imposible la viabili­dad del acuerdo, sostuvie­ron. Al parecer, se habría programado para ayer vier­nes 12 de mayo, en horas de la tarde; en la reunión los zorreros expondrían sus necesidades y peticiones, y firmarían algún acuerdo general con el Gobierno local. De lograrse tal pro­pósito, se beneficiarían los más de 76 hombres afec­tados. En próxima edición habrá información sobre el desenlace del proyectado encuentro entre el alcalde y los zorreros.

Todos esperaban que la reunión con el jefe del Go­bierno de Granada se de­sarrollara con éxito, y que las conclusiones pudieran redundar en provecho co­lectivo. De no ser así, los manifestantes afirmaron que buscarían otros mé­todos para que sus voces sean escuchadas; no expli­caron, sin embargo, a qué otras vías se referían.

Destacado:

«A nosotros tal vez nos han te­nido como personas poco sociables, pero con esto estamos demostrando que no es así», expresó uno de los voceros de los zorreros.[/html]