Un joven murió y su hermano quedó gravemente herido

José Libardo Cortes Rendón. / Foto cortesía.

El occiso se desempeñaba como barbero en la barbería de «el Paisa», ubicada sobre la carrera 9 con calle 19 de Granada

Fue identificado como, José Libardo Cortes Rendón de 17 años, natural de San José del Guaviare, pero residente desde hacía tres años en el municipio de Granada. El día del accidente que le cobró la vida, estaba organizando su propio local para empezar a trabajar de manera indepen­diente; Dicho establecimiento estaba localizado en la carre­ra 30. Ese era el mayor de sus sueños, anhelo que com­partía con su padre Elber, su madre y sus hermanos, quie­nes siempre lo apoyaron. Sin embargo la alegría de ver sus deseos realizados no duró mucho, pues la desdicha que trae consigo la muerte apagó su luz para siempre.

Segundo de tres hermanos, «Sebastián» o «Sebas», como era llamado de cariño, se identificó por ser un joven emprendedor y responsa­ble; Amante del ejercicio, su profesión y la vida. Siempre tuvo una sonrisa y palabra de aliento para su familia y ami­gos. «Él, dejó una marca en nuestras vidas, su espíritu de niño, pero madurez de adulto son un ejemplo para quienes tuvimos la dicha de compar­tir con él (…)», expresó uno de sus amigos cercanos.

El accidente sucedió a las 7:58 de la noche del viernes 17 de noviembre, en la carre­ra 8 con calle 21 de Granada. Libardo, se desplazaba en su motocicleta de placa ABI – 83A, acompañado de su her­mano menor Jonathan David Bogotá de 14 años.

Las versiones sobre los he­chos son muchas, pero una declaración entregada por un supuesto testigo ocular a la familia de José Libardo y la cual coincide con la declara­ción de Jonathan, indica que: «El taxi iba por la 8 y los muchachos también, eso es una calle doble carril, enton­ces el taxi cogió hacia el lado izquierdo pero no colocó di­reccionales y el motociclista lo que hizo fue adelantar por el lado derecho y entonces el taxistas aceleró el carro y arrolló a los de la moto. Yo dije ¡Virgen santísima!, porque el carro atropelló a los muchachos y siguió en movimiento (…)». Producto del impacto, José Libardo, falleció instantáneamente, mientras que Jonathan Da­vid, fue auxiliado y traslada­do al Hospital Departamental de Granada, con laceraciones en todo su cuerpo. Por su parte el conductor del taxi de quien no ha sido revelada su identidad resultó ileso.

Extraoficialmente se conoció que el hombre es conocido como «Álzate» o «mi Drago» y que conduce el el taxi de placa TFN – 171, afiliado a la empresa Coautoariari.

Al momento de la entrevista, habían pasado ya cinco días de haber ocurrido la trage­dia y según aseguró Elber, padre de Libardo y su her­mano Sergio, el taxista no les ha dado la cara: «Esta escondido, no lo hemos bus­cado porque nos da miedo que tomé alguna represalia. Nosotros no queremos pro­blemas con nadie, ni buscar culpables, solo queremos que se aclare lo sucedido y si él fue el causante que al menos pida disculpas. Y que recuerde que Dios es justo».

Como si fuera poco, el hos­pital les está cobrando una millonaria suma por el servi­cio prestado, pues Jonathan ingresó como paciente parti­cular y sin subsidio alguno por parte de una EPS.

Destacado:

«Él fue y será muy es­pecial para nosotros. El día del accidente él estaba dando el primer paso para construir su sueño (lágrimas)», El­ber Bogotá.