TURISMO EN EL ARIARI ENFOQUE HUMANO, PROYECCIÓN HACIA LA VISIÓN INTERNACIONAL DE LA INDUSTRIA BASADO EN NUESTRA MEMORIA HISTÓRICA

DCIM101GOPRO

Por: compilación de conceptos realizada por José Guillermo Ramírez Q. en colaboración con Viajes Ofertur SAS

EL ENFOQUE DE LA INDUS­TRIA DE LA FELICIDAD

La industria del turismo hace parte de la industria de la felicidad, aprender a ven­der felicidad pareciera fácil, sin embargo, lo que hace felices a unos, no necesaria­mente hace felices a otros; por esa razón los estudios recientes se enfocan en dos sentidos.

Primero, lograr que los tu­ristas disfruten, es decir, que tengan una experiencia que les brinde felicidad, por otra parte, lograr que las poblaciones que prestan el servicio, también alcancen la felicidad gracias al mane­jo de ingresos y a la soste­nibilidad de su entorno. El desequilibrio se vuelve un factor que impide el objeti­vo humanístico de esta in­dustria.

Para lograr los objetivos hay que preparar las comu­nidades revisando cada ele­mento del desarrollo mul­tidimensional, teniendo en cuenta que los siguientes factores como enfoque de satisfacción de necesidades, están asociados al bienestar humano y a esa búsqueda de la felicidad, la nueva es­cala de necesidades según los expertos está definida de la siguiente manera:

1.Salud.

2.Seguridad.

3.Vivienda.

4.Medioambiente.

5.Educación.

6.Alimentación.

7.Cotidianidad, costumbres, cultura.

8.Relaciones humanas, fa­milia, amigos.

9.Vida espiritual, religiosa.

10.Vida en comunidad.

11.Balance económico y fi­nanciero.

12.Ocupación, oficio, traba­jo.

13.Logros alcanzados en la vida.

14.Satisfacción de vida.

Basado en este enfoque, tanto el turista como el ha­bitante en cualquier región del mundo, busca a través del turismo alcanzar los ni­veles más altos (13 y 14), logros alcanzados en la vida y satisfacción de vida.

ALTERNATIVAS PARA EL POSCONFLICTO – OPOR­TUNIDADES Y FORMAS DE ABORDAR EL TURISMO

Los territorios en poscon­flicto son destinos turísticos que se caracterizan por ser únicos y ofrecer experien­cias singulares, además, «la guerra y el conflicto remo­dela los sitios históricos y culturales, pero también construye nuevos» (Gro­dach citado en McDowell, 2008, p. 405). O deja al descubierto sitios que como en el caso del Ariari antes del conflicto eran descono­cidos para el mundo y era inviable visitarlos.

Visitar estos lugares de violencia y muerte, se de­nominó en el pasado como ‘turismo negro’, considera­do por Stone (2005) como un ‘viejo concepto en un mundo nuevo’ (citado en Farmaki, 2013, p. 281), hoy día se denomina turismo de la esperanza, de memoria y turismo fénix, asociado al renacer. Este, al ser una motivación que ha movido a las personas a visitar luga­res durante muchos años. Fue conceptualizado en los años 90 por Lennon y Foley como «un fenómeno que engloba la presentación y el consumo (por los visitan­tes) de los sitios de desas­tres reales y mercantilizados como sitios de exviolencia» (1996, citado por Cristiana, 2013, p. 352). (Bonilla & Rueda, 2016).

Turismo negro, hoy turis­mo de esperanza

El estrecho enlace entre la construcción de memoria y el turismo; Stone argumen­ta que cuando no se tiene una memoria construida, se comienza con la recor­dación, el cual evoluciona hacia la memorialización, para terminar en historia (2012 citado en Drvenkar, Banozic, & Živic, 2015), siendo el turismo una de las maneras de relacionarse con las zonas de conflicto y de contemplar la misma (Drvenkar, Banozic, & Živic, 2015).

Turismo de memoria his­tórica

La importancia de la me­moria como forma para recordar el pasado, debido a que tiene en cuenta a las víctimas, al ‘revalorar los discursos y relatos par­ticulares, donde (…) no sólo resignifican los hechos violentos vividos, sino que evitan culpabilidades y re­victimizaciones generadas a través de negacionismos y silenciamientos’ (Rue­da, 2013, p. 44). (Bonilla & Rueda, 2016). Y que en esta nueva etapa reivindica como en el caso del Aria­ri la riqueza natural otrora oculta.

Turismo Fénix

Estas motivaciones respon­den a los nuevos turistas, quienes reaccionan de ma­nera diferente a los produc­tos y actividades que ofre­ce el mercado hoy en día; según la caracterización del turista posmoderno reali­zada por Frochot y Batat (2013), ellos son responsa­ble social y ambientalmen­te, son paradójicos, buscan experiencias con emocio­nes, sensaciones y simbo­lismos, son empoderados y co-productores de su propia experiencia (2013). Este tipo de turistas son los que necesitan los destinos en posconflicto, personas responsables y conscien­tes, que busquen experien­cias inusuales (Causevic, 2008). (Bonilla & Rueda, 2016). Comunidades que encuentran en la industria del turismo una nueva for­ma de nacer para mostrarse al mundo desde una nueva perspectiva.