Tres vehículos incinerados

El último hecho ocurrió el pasado miércoles 18 de julio, en jurisdicción del municipio de Uribe

Con un breve reporte entregado por la Policía anunciaron sobre la incineración de una camioneta del grupo de desminado de Halo Trust. A la fecha no se han entregado mayores detalles sobre el hecho, sin embargo si se confirmó que por fortuna no hubo pérdidas humanas.
Días antes, en horas de la noche del sábado 14 de julio, el bus de placa SOP-554, con número interno 3827, adscrito a la empresa de transporte Flota La Macarena, fue atracado y posteriormente incinerado, cuando cubría la ruta Bogotá – San José del Guaviare.
Según se dijo, la acción terrorista habría sucedido a la altura de la vereda El Viso, en el municipio de Puerto Concordia, Meta, sector en el que cuatro de sus ocupantes desenfundaron el mismo número de armas de fuego e intimidaron a los pasajeros. Luego, otros cuatro hombres salieron de la zona boscosa y procedieron a despojar a los ocupantes de sus pertenencias y dinero en efectivo.
Tras concluir el hurto, los asaltantes obligaron a todos los ocupantes a descender del vehículo y procedieron a incinerarlo. Después huyeron en motocicletas en compañía de sus cómplices que los estaban esperando.
El bus era conducido por Carlos Arévalo, un hombre de 46 años de edad, quien junto a los pasajeros que por fortuna no sufrieron heridas, experimentó una verdadera noche de terror.
Al lugar acudieron cuatro unidades del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Puerto Concordia, Meta, para controlar las llamas, sin embargo, del automotor no se logró rescatar nada, pues las llamas ya lo habían consumido completamente.
Las autoridades dieron inicio a las investigaciones que permitan establecer la posible responsabilidad de algún Grupo Armado Organizado.
Recordemos que en días pasados una camioneta particular que se movilizaba sobre el sector Puerto Aljure, también fue incinerada luego de que sus ocupantes descendieran de ella para revisar una falla mecánica. En esa oportunidad se dijo que hombres armados salieron de la nada y luego de hurtar los elementos de valor, le prendieron fuego al vehículo y huyeron del lugar.
Habitantes del sector y de la comunidad en general se han mostrado preocupados frente a los recientes actos terroristas, advirtiendo su temor ante la inminente posibilidad de volver a aquellos tiempos de horror en los que los terroristas atracaban y quemaban vehículos sin control y hasta secuestraban o en el peor de los casos cegaban la vida de sus ocupantes.
«Pedimos una pronta intervención de las autoridades, no queremos que la tragedia toqué de nuevo nuestros hogares. Ya hemos tenido suficiente con casi 60 años de guerra y hasta ahora las heridas empiezan a sanar y definitivamente no estamos listos para volver a experimentar tanta crueldad», expresaron.