Líder comunal de El Vergel aseguró que la explotación petrolera es beneficiosa

Luis Orlando Bernal. / Foto cortesía.

Lo argumentado en su declaración, sin duda, fue considerado por muchos como un despropósito total e inaudito

Cuando se escucha la ex­presión «explotación petro­lera» inmediatamente la re­lacionamos con destrucción total del medioambiente: lagunas, quebradas y ríos secos, muerte de animales, desaparición de fauna en todo su esplendor y cientos de problemas ambientales. Se suma a eso la pobreza constante, y casi irreparable, que sufren los ciudadanos que habitan en los lugares influidos por tal explotación. Y aunque en un principio las empresas encargadas de realizar esas actividades, que deberían estar cataloga­das como ilícitas, derrochan plata por doquier cuando ya han culminado con su obje­tivo, se marchan dejando a su paso desolación total en la naturaleza y en el bolsillo de sus pobladores.

Tierras inservibles y mar­ginadas, aguas no potables e infinitos problemas más trae consigo esa actividad desarrollada por empresa­rios pícaros, disfrazados de santas palomas, que, sin re­paro, aprovechándose de su poder, destruyen sin com­pasión nuestra amada y res­plandeciente Colombia.

Ese es uno de los muchos problemas que afectan nues­tro país, en especial a nues­tro departamento, Meta, y ahora a toda nuestra región. Sin embargo, no hacemos nada para mitigarla; al con­trario, nos encontramos con representantes como el que relacionaremos a continua­ción.

Una serie de disparates sin fundamento ni lógica alguna fue la que el presidente de la Junta de Acción Comunal del centro poblado El Vergel expuso en entrevista para el canal de televisión TV Orino­quía, cuando un periodista le preguntó acerca de su posi­ción frente a la explotación petrolera en su localidad.

Esto fue lo que respondió el líder comunal Luis Or­lando Bernal: «Pues usted sabe que la gente que está en contra de las petroleras es porque se dejan infundir (sic) de otras personas, por­que dicen: ‘Es que se acaban los pastos, se acaban las aguas, se acaba todo. Pero hasta el presente, en lo que hemos visto nosotros, no ha pasado nada de eso (…). Yo estuve con Hocol en un pun­to que se llama Cristalinas, para abajo en Puerto Gaitán, y nos mostraron las aguas; allá llevan 20 años sacando petróleo, y las aguas están comunes y corrientes. Tie­nen cachameras, y todo. »

Una insensatez total, pues, sin duda, todos sabemos con certeza del gran daño que esas organizaciones han causado en ese lugar.

En su declaración también manifestó la posibilidad de que el alcalde de San Juan de Arama, Agapito González, trabaje en conjunto con Ho­col, empresa que, se supone, le arreglará las vías de acce­so al centro poblado. Según dijo Luis Orlando, González le habría manifestado que con el aporte que les quede del asocio con Hocol podría arreglar otras vías.

Esas declaraciones sorpren­dieron a muchos defensores ambientales y a personas del común de la región del Aria­ri, quienes sin censura algu­na inmediatamente manifes­taron su desacuerdo con la declaración del líder.

Si usted quiere conocer y disfrutar de los mágicos pai­sajes, aguas y vegetación de ese hermoso lugar, puede transportarse por la vía que de Granada conduce a San Juan de Arama, o por el mu­nicipio de Lejanías. «Claro está, si para entonces nues­tros permisivos gobernantes, junto a sus lustres aliados, no la han destruido».

Destacado:

René Martín Pérez, por medio de su cuenta de Facebook, manifestó lo siguiente: «Siga cre­yendo. A las petroleras lo único que les interesa es la plata, no les intere­sa si dañan el medioam­biente; ellas y el Gobier­no no cumplen nada en conservar el medioam­biente (…). Tenemos que cuidar nuestro am­biente, nuestras tierras, nuestra agua, no a las petroleras; ellas, que se larguen».