Furia del río Ariari,Arrasó con 10 hectáreas de papaya

 

Según declaró el afectado, la pérdida supera los 300 millones de pesos.
La nueva víctima de la osadía de las aguas del Ariari, es Arley Muñoz, agricultor de Granada, que desde hace años cultiva papaya en la vereda Los Maracos. Él en días pasado y debido a las fuertes lluvias perdió más de 10 hectáreas de este cultivo del que depende no solo su familia sino la de los más de 20 colaboradores que diariamente trabajan a su lado.

De acuerdo con Muñoz, para poder sacar su cultivo adelante debió como todos los agricultores endeudarse con entidades bancarias y casa comerciales, a la fecha había invertido más de 30 millones de pesos por hectárea, es decir que su pérdida supera los 300 millones de pesos.

Tras la desaparición de sus cultivos se vio obligado a prescindir de los servicios de 12 de las 20 personas que veían y contaban con este trabajo como su única fuente de ingresos.
Recordemos que desde hace algún tiempo los cultivadores de papaya y demás agricultores en general, vienen atravesando una crisis económica aún más devastadora que la ola invernal, la de los bajos precios a la hora de su comercialización, este factor ha hecho un hueco inmenso en los bolsillos de estos trabajadores que como Arley Muñoz, veían en la cosecha próxima a recoger, una esperanza para salir de la mala racha y dar un respiro a sus carteras.
El año pasado, por un guacal de papaya no daban más de 15 mil pesos, para este año se espera que el producto pueda ser comercializado desde 18 mil pesos como precio menos favorable por guacal. Sin embargo, para Arley Muñoz esa ilusión naufragó en las inmensas aguas del Ariari.

Arley, en medio de su preocupación envió un mensaje al Gobierno nacional, «le pedimos más ayuda para los campesinos y agricultores, nosotros estamos abandonados y desfavorecidos frente a catástrofes naturales ocasionadas ya sea por el exceso de lluvia o de sol y nos estamos quedando sin recursos para poder trabajar».