CON MÚSICA LLANERA TAMBIÉN SE FOMENTA PAZ

Por: Ovidio Rivera / Cantautor llanero (*)

Una herramienta eficaz y fundamental para fo­mentar la tan anhelada paz está armónicamente plasmada en la música llanera. Su contenido tiene elementos funda­mentales para consoli­dar un verdadero y sano conocimiento, que da como resultado la paz y el beneficio para el alma y el corazón de quien la escucha.

El joropo hace parte del valioso patrimonio que nos dejaron nuestros abuelos, el cual debemos heredar a nuestros hijos. Es la cé­dula cultural que nos identifica como llaneros, compañera de crianza; mientras muchos aprendimos a caminar por los senderos del Llano, allí estaba ella, la música, con su pureza para arrullar nuestros sueños de niños.

El realismo de sus historias narra el diario acontecer de un pueblo que sueña con ser cada día mejor, afe­rrado a su tierra y enamorado de la belleza paisajística, gastronómica y cultural de su entorno.

Sin contaminación ni mensaje subliminal, la música llanera cuenta con obras artísticas que son verdaderas poesías, dignas de hacer parte de nuestro crecimiento como seres humanos. Cada nota está repleta de sentimiento y alegría para el deleite de quie­nes le damos esa gran oportuni­dad a nuestros oídos, merecedo­res de sonidos y mensajes sanos.

Nuestro cancionero llanero cuenta con páginas especiales para dedicar en cada ocasión. El ro­manticismo aflora, así como brotan, diariamen­te, en la llanura, las cayenas y los lirios blancos.

El baile del joropo es un verdadero romance, derroche de conquista, que adorna esta bella tierra y alegra corazones entre sonrisas y za­pateos.

La naturalidad y el sonido de los instrumen­tos hacen de la música llanera una verda­dera joya cultural, echa con poesía, alma y corazón.

Un parrando, una tertulia, una reunión o una celebración tiene alto grado de paz, si allí está presente nuestro folclor lla­nero.

(*) Celular: 312 541 12 64