Aberrante caso de abuso sexual en Granada

Según se conoció, la víctima se sometió a un aborto constitucional cuando contaba cuatro meses de gestación

Presuntos abusos cometidos durante más de 6 años contra la hija de su compañera sentimental, tienen en graves líos judiciales a Ariel David Bejarano Rodríguez de 41 años.
El hombre dedicado a la construcción de viviendas, fue detenido el pasado domingo 17 de junio, por unidades del grupo de responsabilidad penal para adolescentes de la Sijín, cuando se encontraba en la calle 21 del barrio Alfonso Montoya Pava del municipio de Granada.
En su contra existía una orden de captura por el delito de acceso carnal abusivo con menor de 14 años agravado, en concurso homogéneo y sucesivo con la misma conducta.

La investigación en su contra inició en enero del presente año, cuando la menor empezó a padecer problemas de salud. De inmediato su progenitora la llevó hasta un centro médico donde le practicaron varios exámenes, entre ellos una prueba de embarazo que resultó positiva. La angustiada madre confrontó a la jovencita que no dudó en poner al descubierto las supuestas aberraciones de las que estaba siendo objeto a manos de Ariel David.
Indicó que cuando tenía 9 años empezó a ser acosada por su padrastro quien inició realizándole tocamientos, hasta llegar al acceso que desencadenó el embarazo no deseado.

Cuando Ariel David se enteró del estado de embarazo de la menor, al parecer le propinó una golpiza como gesto de supuesto rechazo y desilusión por su mal actuar

De acuerdo con la jovencita que en la actualidad cuenta 15 años, Bejarano Rodríguez, aprovechaba las noches en que su compañera sentimental llegaba cansada del trabajo y se iba a dormir temprano, para someter a su hijastra a diversos vejámenes sexuales.
Dichos abusos eran cometidos según la víctima tres veces por semana mientras la amedrentaba con amenazas de golpearla a ella, a su madre y a su hermano si llegase a contar lo que sucedía.

Durante la audiencia preliminar la Fiscalía reveló detalles que ponen al descubierto otra faceta del detestable caso, en el que la víctima debido a los traumas psicológicos y dolorosa situación, tomó la decisión de practicarse un aborto constitucional. En Medicina Legal son conservados los restos del feto que próximamente serán cotejados con el ADN de Ariel David, para determinar si era o no el padre.

Mientras tanto, el supuesto violador que manifestó ser inocente deberá permanecer en prisión. Dijo a través de su abogado defensor, «ella tenía un marido y mi único error fue haberla reprendido cuando me enteré que estaba embarazada. Ese día ella me dijo que eso no se quedaría así y miren los resultados. Todo se trata de una venganza personal y por eso con mucha alegría y tranquilidad accedo a que me practiquen la prueba de ADN».