A puñal, fueron asesinados una pareja de esposos y un familiar cercano

Diego Ferney Picue. / Foto cortesía

El atroz hecho sucedió en horas de la noche del pasado miércoles 25 de octubre, en la vereda La Esperanza, en jurisdicción del municipio de Mesetas Meta

La tragedia fue denunciada por las FARC, quienes afir­maron que los homicidios se perpetraron en el Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación –ETCR– Mariana Páez, ubicado en la vereda Buenavista del mu­nicipio de Mesetas, Meta, anunciando además que en el lugar de los hechos se encontraron dos niñas de tan solo 4 y 2 años, quienes serían hijas de las víctimas. Sin embargo el coronel Ni­colás Alejandro Zapata, negó que estas tres personas per­tenecieran a las desmoviliza­das FARC que se mantienen asentadas en la exzona vere­dal que opera en ese sector.

En un aparte del comunicado enviado por las FARC, dirigi­do a los Gobiernos de países garantes y acompañantes del proceso de paz, Cuba, Noruega, Chile y Venezuela y a la segunda misión de la Organización de las Nacio­nes Unidas –ONU– , seña­lan que: «lamentablemente tenemos que informales, la mala noticia que en la vere­da Buenavista del municipio de Mesetas, departamento del Meta y donde se encuen­tra ubicado nuestro ETCR Mariana Páez, fue asesinada una familia en el día de hoy sin tener claridad aun sobre los responsables de los he­chos.

En una casa del Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación (ETCR) Mariana Páez, se hallaron los cadáveres de Diana Mar­cela Calvo Rojas y de Ro­binson, su primo hermano, mientras que Diego Ferney Picue, esposo de Calvo Ro­jas, está desaparecido.

En el lugar de los hechos solo se encontró las dos ni­ñas de la pareja, una de tan solo 4 años y la otra de 2 años», agregan las FARC en el documento.

Estos hechos, sumados a los demás acaecidos en todo el territorio nacional, generan gran preocupación para la militancia fariana en proceso de reincorpora­ción a la vida civil, política y social en materia de seguri­dad», señala el comunicado, que pide a las autoridades y al Gobierno nacional investi­gar lo ocurrido.

Por su parte, las autorida­des en un comunicado de prensa difundido en horas de la mañana del jueves 26 de octubre, indicaron que el hecho sucedió en horas de la noche del miércoles 25 de octubre en la vereda La Esperanza. En el lugar fue hallado el cuerpo sin vida de Robinsón Rojas, horas más tarde se descubrió el cuer­po de Lina Marcela Rojas, prima de Robinsón. Poste­riormente, en la mañana del jueves en un área cercana fue encontrado sin vida Die­go Ferley Picue, de familia indígena quien era el esposo de Lina Marcela.

Más tarde, la Policía con­firmó que las víctimas re­sidían en la finca donde fueron asesinadas, la cual queda muy cerca del ETCR, Mariana Páez, pero no den­tro de su jurisdicción y que efectivamente en el lugar de los hechos fueron halladas escondidas las menores de edad. Se conoció además que tanto los primos Rojas, como Diego Ferney, fueron acuchillados en repetidas ocasiones lo que les pro­vocó la muerte en cuestión de minutos; Los tres habían residido toda su vida en ese sector junto a otros familia­res que hoy buscan deses­peradamente respuestas por parte de las autoridades.

Destacados:

Las víctimas vivían muy cerca del Espacio Territo­rial de Capacitación y Re­incorporación –ETCR–, an­tes Zona Veredal Mariana Páez, ubicado en la vere­da Buenavista del Munici­pio de Mesetas Meta.

En el lugar de los hechos las autoridades encontra­ron escondidas a dos ni­ñas de 2 y 4 años, hijas de los esposos Picue Rojas.

Robinsón Rojas fue encontrado con las manos atadas. / Foto cortesía