Un sancocho por María Mercedes y su hija

Se espera que la comunidad granadina ayude a que las condiciones de vida de esta familia mejoren
En la casa 8 de la cuarta etapa del barrio Villas de Granada vive la señora María Mercedes Bedoya junto con su hija Flor María Ríos quien sufre de una discapacidad cognitiva. Su casa esta echa de tejas de zinc y madera, pero con el pasar de los años esta ha sufrido varios daños y cuando llueve para ellas es muy difícil resguardarse dentro de su vivienda, ya que son muchas las goteras que caen dentro de ella.
Reinel Rivera Bernal, es un líder cívico de la zona, él junto con Francisco Hernández y otras persona, han organizado una actividad que se realizará hoy domingo 20 de mayo en un restaurante ubicado en la calle 14 con carrera 5 esquina, allí se tiene planeado vender el plato de sancocho con un costo de 5000 pesos, con la finalidad de reunir recursos para poder ayudar a la familia de María Mercedes y así brindarles una vivienda digna.
La invitación que se hace es para que todas las personas asistan a este lugar a la actividad que se realizará a medio día, «la intención es servir, ayudar y seguir los pasos de Jesucristo que nos enseñó a dar sin esperar nada a cambio, y que mejor que hacerlo con estos personas que en realidad lo necesitan, ellas se merecen que entre todos nos unamos para poder ayudarles» dijo Reinel Rivera.
Por su parte la señora María Mercedes extendió la invitación a todos los granadinos para que les ayuden a ella y su hija, y agradece a quienes hasta el momento han tomado la vocería para ayudarlas, ya que según ella la situación por la que están pasando es muy difícil y más por la condición de su hija «pues a ella no le falta ninguna parte de su cuerpo pero es un poquito especial. Ella y yo vivimos aquí y la vamos pasando todos los días, necesitamos que nos colaboren y quienes puedan darnos un mercado o cositas así, se los agradeceré con el alma» dijo la adulta mayor.
Finalmente Reinel Rivera dijo que es importante que la comunidad se una para apoyar este tipo de causas, que es necesario darse la oportunidad de servir y de conocer a quienes viven cerca.