Mujer en estado de embarazo fue golpeada por robarle su billetera

Según la víctima en su cartera tan solo llevaba su documento de identidad y las llaves de su casa

La tranquilidad de los habitantes del municipio de Granada, se ha visto alterada desde hace varios meses, por diversos hechos de inseguridad, ocurridos en zona urbana y rural. Uno de los casos, y que ha sido causa de indignación y rechazo, es el de Yuliana Andrea Cano Berrio, una joven de 19 años, en estado de embarazo que fue atacada por un delincuente que le robó su billetera.

Eran las 5:30 de la tarde del martes 27 de marzo, cuando la víctima se desplazaba en compañía de una familiar de tan solo 11 años. Iba de regreso a casa, luego de asistir a un control prenatal en el puesto de salud ubicado en el barrio Villa Olímpica de la capital del Ariari, cuando fue empujada por un hombre que brutalmente la lanzó sobre el pavimento y le rapó su billetera en la que tan solo llevaba su cédula y las llaves de su casa.
De inmediato, fue trasladada de urgencia al Hospital Departamental de Granada, donde permaneció durante un día ya que el susto ocasionado por aquel delincuente le produjo una crisis nerviosa.

«Venía caminando, cuando de repente sentí que me empujaron y caí al suelo. Gracias a Dios me puse la mano en el estómago, sino hubiera sido peor», dice Yuliana en su declaración.

Respecto al reprochable hecho, muchos se han manifestado indignados, «los ladrones ya se pasean por el pueblo como si fuera la casa de ellos, ya no respetan ni a las mujeres embarazadas, son unos descarados. Uno ya vive es atemorizado todo el tiempo, mientras las autoridades dicen que hacen mucho pero finalmente no hacen nada, pues cada día son más casos como estos que terminan en la impunidad porque ya hasta denunciar es un problema porque las entidades correspondientes no hacen nada y para empeorar la situación el delincuente se ofende y uno corre el riesgo de que tomé alguna represalia (…)», comentan los granadinos.

Pero el caso de Yuliana Andrea, no es un hecho aislado, se conoció además que esa noche, luego del hurto, familiares de la víctima mandaron a cambiar las guardas de la casa y el cerrajero les manifestó que ese mismo día un familiar suyo había sido víctima de los ladrones, en condiciones similares.