Los agricultores caminaron 7 días

Después de siete días culminó marcha de agricultores del Ariari

Una semana tardaron los labriegos en recorrer la vía nacional que comunica el municipio de Granada con la capital del Meta .

Más de cien agricultores, ganaderos y campesinos de Granada y demás municipios del Ariari se desplazaron a pie hasta Villavicencio. La marcha pacífica tardó siete días, y tenía como finalidad exigirles a los Gobiernos departamental y nacional, más oportunidades para su gremio el cual se encuentra en el olvido.

«Es triste ver que son los que dinamizan la economía en la región y hoy en día quebrados por las malas políticas del Gobierno nacional, no encuentran el apoyo suficiente, necesitamos generar un golpe de opinión», expresó un ciudadano.

El jueves 12 de abril al llegar a Villavicencio, los agricultores se reunieron en la Asamblea del Meta, y frente al ministro de Agricultura, la Comisión 5 del Senado, la Cámara, la gobernadora, alcaldes y concejales del Ariari, expusieron las quejas y reclamos frente a los incumplimientos del ministro de Agricultura Juan Guillermo Zuluaga.

«El ministro de agricultura nos mintió, más de un año y no salió con nada. Habrá cambio de Gobierno y de ministros y perdimos el tiempo» aseguraron los campesinos.

Mientras tanto otro campesino de la región, relató la difícil crisis que atraviesan, sobre todo los cultivadores de yuca, «ni pal sancocho la compran», asegura.

Mario Salazar es un campesino de 58 años, del municipio de Fuente de Oro, que sueña con que el campo vuelva a ser la redención económica para muchas familias, dijo, que la situación que atraviesan cientos de campesinos es tan angustiosa que no saben qué hacer con los productos que cultivan, porque los intermediarios tienen por el suelo el pago de los alimentos y por eso muchas veces prefieren desecharlo, pues no se recuperan ni los costos de producción.

Mario que ha dedicado su vida al campo cultivando yuca y maracuyá, ve como el fruto de su esfuerzo no le da ni para el sostenimiento diario para su familia. En Villavicencio una libra de yuca se paga entre 800 y mil pesos en las tiendas, mientras que en el campo una bolsa de yuca de 32 kilos o 64 libras, los intermediarios la compran en mil pesos, que no compensa ni los costos de preparación de la tierra para el cultivo, afirmó.

Productores de papaya, piña y plátano, también están en crisis debido a los bajos precios en el mercado y a la falta de una verdadera cadena de comercialización, a ello se suma que los bancos los tienen asfixiados con el cobro de cartera y altos intereses.

Por su parte el Gobierno nacional los insta a producir alimentos, pero desgraciadamente con los Tratados de Libre Comercio desbarata los proyectos de los agricultores y los manda directo a la quiebra.

Afirman que el presidente Juan Manuel Santos envió al ministro de Agricultura al Ariari a que se reuniera con los agricultores, que los llenó de ilusiones, pero que como sencillamente es un mensajero, no puede realizar lo que se requiere para evitar que sigan fracasando, precisamente por hacerle caso al Gobierno, cuando determinó el Plan Siembra, pero ahora que hay suficiente arroz, yuca y plátano, nadie compra los artículos de primera necesidad y diario consumo, porque se aumentó desmesuradamente, sin planeación la producción nacional.