Reportero de los Hechos

Liceo Moderno del Ariari presenta su ‘Proyecto vida’

Desde el año 1987 la institución cuenta con el nombre actual

La educación en el Liceo Moderno del Ariari está basada en buena calidad y excelencia. Durante el trans­curso del tiempo ha buscado continuar con el progreso de los métodos para la instruc­ción y el aprendizaje de los niños, quienes reciben un conocimiento enriquecedor para su intelecto.

Varias estrategias han sido implementadas en ese cen­tro de enseñanza, con el fin de fortalecer el discerni­miento de cada uno de los estudiantes, mediante un trabajo en unión, tanto con las directivas, docentes y padres de familia como con los estudiantes.

Liceo Moderno del Ariari presenta su propuesta edu­cativa, que cada año ha ve­nido innovando, teniendo en cuenta el desarrollo en todo el país, en cuanto a políticas pedagógicas.

En la actualidad la institu­ción cuenta con el ‘Proyecto vida’, con el que se atienden las necesidades e intereses de los estudiantes que per­tenecen al colegio, proceso en el cual han venido parti­cipando los organismos que conforman la comunidad educativa. «Es un proceso de construcción colectiva, dirigido, principalmente, por una organización que atien­de esos proyectos», expresó la directora, Ruby Rodrí­guez.

Para ser más dinámica y fortalecer la educación con nuevas habilidades, el co­legio quiere organizar las áreas del conocimiento de una manera innovadora con ese proyecto; cuenta con un logotipo que, primordial­mente, es un árbol, con un sol y el nombre ‘Proyecto vida’. Hay algo muy esen­cial: el logosímbolo muestra tres colores significativos, los cuales serán implemen­tados para el aprendizaje de los niños.

Su directora reveló qué sig­nifica cada color:

«En el primer campo te­nemos el rojo, que es el campo de responsabilidad social; hemos ubicado, pre­cisamente, las capacidades que tienen que ver con esa responsabilidad. Entonces, hablamos, somos ciudada­nos, somos comunicativos, esos campos tienen que ver con las áreas del conoci­miento como es: sociales y español, y de hecho los ni­ños acceden al inglés como una segunda lengua.

«Tenemos el color azul, que es el campo de la responsa­bilidad del desarrollo perso­nal. Ahí tenemos las áreas o capacidades que tienen que ver, precisamente, con el desarrollo de los niños des­de las dimensiones del ser humano; entonces, somos creativos, somos activos, somos solidarios y espiri­tuales.

«Y, por último, tenemos el campo verde, el del desa­rrollo ecológico; este campo tiene que ver con las áreas o con las ciencias puras. Lo hemos denominado el campo de responsabilidad ambiental; somos curiosos, Ciencias Naturales; somos ágiles, Matemáticas, e in­novadores, que es Ciencia y Tecnología», explicó la se­ñora Rodríguez.

Igualmente, señaló: «Como entenderán, esos nombres que nosotros les hemos dado tienen el propósito de atraer a los niños, para que ellos sientan lo que son y puedan acceder a esas capa­cidades de una manera muy significativa».

Cada parte del árbol cuenta con una función diferente. En el tronco se encuentran plasmadas dos gotas, que son las que nutren continua­mente el proceso del desa­rrollo de los niños; en una de ellas se encuentran las familias, y la otra es el cole­gio. «Encontramos tres raí­ces, esas tres raíces tienen que ver con la realidad; co­noceremos el contexto en el cual vamos a proyectar este proceso educativo teniendo en cuenta los antecedentes, igualmente las necesidades e intereses de cada una de las familias de los niños que aquí atendemos», subrayó la directora.

Igualmente, cuenta, en la parte superior, con el sol, aquel que ilumina, irradia todo el proceso educativo. «Dentro de la palabra vida encontramos un fruto, que es el fruto que, precisa­mente, nosotros queremos entregarles a los padres de familia y a la sociedad; es un fruto de buena calidad».

Con esta iniciativa se busca educar para la vida, esa es la propuesta educativa del Li­ceo Moderno del Ariari, que quiere impactar con nuevas expectativas para la mejor educación de los niños, tan­to en un presente como en un futuro.

«En este trabajo vale reco­nocer la labor que ha de­sarrollado cada uno de los docentes. Año tras año se vinculan a nuestro colegio, e igualmente los padres de familia, que han entendido y comprendido que hay que cambiar el sistema educati­vo; que hay que cambiar la forma de educar a los niños, porque es importante el tra­bajo en equipo. Los padres de familia, a pesar de que se asustan y temen, están con nosotros; se han arriesga­do y se han comprometido con este ‘Proyecto vida’, un espacio de vida con buena calidad, en donde se hacen posible la vida y la felicidad; donde educamos con amor y fortalecemos, precisamen­te, al ser como personita, que es lo más importante», declaró la docente rectora Ruby Rodríguez Herrera.

Destacado:

Una institución que no solo está basada en educa­ción, sino que pre­para a cada uno de los niños para un proyecto de vida sólido.