Las autoridades investigan los móviles y responsables de su muerte

Foto cortesía.

La víctima fue ultimada cuando se movilizaba sobre el kilómetro uno de la vía que de Fuente de Oro comunica con Puerto Lleras

Eran las 7:30 de la noche del sábado 4 de noviem­bre y mientras el pueblo de Fuente de Oro, gozaba con el XIV Festival Folcló­rico Guayupe de Oro, la familia de Nilson Salgue­ro Rincón, se enfrentaba a su inesperada partida.

El hombre de 44 años, nacido en Puerto Limón y criado en Fuente de Oro, mismo lugar donde resi­dió toda su vida y en el cual era conocido cariño­samente como «Riñona­da», había sido víctima de manos criminales que sin compasión lo atacaron en repetidas ocasiones hasta dejarlo moribundo.

El atentando en su contra, sucedió cuando se des­plazaba sobre el kilómetro uno de la vía que de Fuen­te de Oro comunica con Puerto Lleras; Según ver­siones de sus familiares iba a traer una res para comercializar durante el fin de semana.

Mal herido fue traslada­do hasta el hospital local donde a los pocos minu­tos falleció. De acuerdo con las autoridades, su cuerpo sufrió cinco he­ridas ocasionadas con arma de fuego.

«Riñonada», le hacía ho­nor a su sobrenombre, pues desde muy joven se dedicó al oficio de ma­tarife, pero desde hacía 20 años se dedicaba a la comercialización de gana­do, labor que realizaba en Fuente de Oro y los muni­cipios aledaños.

Era padre de una joven de 22 años y de un niño de 12 y se caracterizaba por ser amigo de todos. La declaración de un fa­miliar suyo indica que, en los últimos días Nilson, se había vuelto proble­mático, dicha conducta la habría asumido debido al consumo desmedido de alcohol. Ellos presumen entonces que su muerte se debió a un mal enten­dido sucedido en medio de los tragos y no a un ajuste de cuentas por di­neros como lo difundió otro medio de comunica­ción de la región.

Sus exequias se llevaron a cabo el martes 7 de no­viembre en el mismo mu­nicipio que lo vio crecer y acogió durante toda su vida.

Destacado:

Las autoridades trabajan en la investigación que permita dar con el para­dero de los responsables del crimen.