Hombre que vendía alucinógenos en su casa

Foto cortesía.

El hoy condenado fue denunciado por su compañera sentimental, quien además era una de sus clientas en la compra de la sustancia ilegal

La investigación en su con­tra inició en el mes de junio de 2016, gracias a la denun­cia instaurada por una ciu­dadana quien manifestó que desde hacía más de ocho meses, varias personas ve­nían realizando expendio de alucinógenos en el casco ur­bano de Lejanías Meta.

En su declaración juramen­tada, indicó, que en una casa sin nomenclatura, ubi­cada en el barrio Simón Bo­lívar, una cuadra adelante de Bomberos, donde reside el señor David, conocido como «Pito Loco», quien tiene una cicatriz en el pecho y otra en la espalda producto de una puñalada, se comercializa­ban estupefacientes. Asegu­ró además ser conocedora de lo que allí sucedía, pues ella misma era consumidora y llegaba hasta dicho lugar para sostener relaciones con «Pito Loco», comprar marihuana y consumirla.

De acuerdo con ella, la do­sis del alucinógeno era comercializada a $5.000 y $10.000, y traída de dos fin­cas de propiedad de Omar David, en las cuales cultiva­ba y elaboraba la sustancia.

Teniendo en cuenta la decla­ración de la mujer, la Fiscalía ordenó de manera inmediata diligencia de registro y alla­namiento, la cual se hizo efectiva el 30 de junio de 2016. En las habitaciones fueron halladas bolsas plás­ticas utilizadas para la dosi­ficación del estupefaciente, una gramera, y en el patio de ropas, dentro de una caja gran cantidad de marihuana.

Posteriormente fue captura­do, Omar David Jiménez Pa­rra, de 47 años, alias «Pito Loco». En un principio el ciudadano no quiso aceptar los cargos imputados por la Fiscalía y fue solo hasta mayo del presente año que por medio de su abogado defensor solicitó la firma de un preacuerdo con acepta­ción de cargos.

Meses después, para el 29 de noviembre de 2017, el juez de conocimiento de Granada, lo condenó a 20 meses de prisión y una mul­ta de 33 Salarios Mínimos Legales Mensuales Vigentes, para la fecha de los hechos.