Ellos, aún son seres humanos

Por: Anyi Carolina Montiel

Alguna vez apreciado lector, por su cabeza ha rondado la siguiente pregunta ¿Que se sentirá ser anciano?

Yo creo que muchos anhe­lamos llegar a esa edad, no solo para darle respuesta a la pregunta que enuncié con anterioridad, si no para se­guir con el camino de vida.

Creo que todos tenemos fa­miliares de la tercera edad, que no nos gustaría verlos de pronto un día durmiendo en la calle, sucios, pidiendo comida, etcétera.

Quiero aclarar algo, no cri­tico a aquellas personas que están pasando por esto, porque cada situación es di­ferente, lo único que quiero dar a conocer es que como familia se puede extender la mano para ayudar a quien lo necesita.

Ver viejitos en la calle casi sin poder caminar, rogando para que le den un plato de comida, haciendo sus necesi­dades donde todo el que pasa lo ve, es triste, mi pregunta es: ¿Alguna vez ese hombre o mujer se imaginó su vejez así?, tal vez muchas perso­nas dirán «es que se merece esa vida» cada quien tiene su opinión, es respetable; como lo he dicho, vivimos en el mismo mundo, pero cada ca­beza es un mundo diferente.

Si nos nace ayudar, ayude­mos, recuerde que los ojos de los humanos miran la obra buena por algún tiempo, en cambio Dios la mira toda la vida.

Recuerde: ‘Todos no somos iguales, somos diferentes’.