El cementerio de los perros y los gatos

Éste es uno de los casos que se escucha a diario, parece como si no tuviera solución. Esto es debido a que existen personas que no son conscientes del daño que están causando a la población. Los afluentes potreros en Granada se han convertido en el cementerio de animales domésticos, que durante el proceso descomposición desprenden olores repugnantes.