‘Cayo´, banda de apartamenteros Compuesta por granadinos, guamalunos y acacireños

Los detenidos que no superan los 30 años, delinquían en San José del Guaviare, mismo lugar donde fueron arrestados
La información sobre la desarticulación de la banda dedicada al hurto de residencias fue entregada mediante rueda de prensa dirigida por el coronel Miguel Ángel Botía, comandante del Departamento de Policía Guaviare, quien entregó detalles acerca del grupo criminal conformado por cuatro hombres y dos mujeres.
En los operativos que fueron desplegados en varios puntos de San José del Guaviare y finalizaron en una vivienda del barrio San Jorge Dos, las autoridades recuperaron elementos avaluados en 70 millones de pesos que posteriormente fueron entregados a sus propietarios.
Según anunció el alto oficial, cinco de los detenidos procedían de Villavicencio, Granada, Acacías y Guamal Meta; una mujer de San José del Guaviare, quien sería la encargada de hacer inteligencia a los apartamentos, y luego suministrar la información a la banda para cometer los hurtos.
Fue gracias a la denuncia interpuesta por una de las víctimas del barrio El Dorado, que las autoridades lograron interceptar a la banda. Unidades de la Seccional de Investigación Criminal -Sijín- recopilaron las respectivas informaciones de ciudadanos del sector que indicaron sobre el modus operandi de los delincuentes y su posible paradero.
Luego de la captura, uno de los capturados, voluntariamente en colaboración con las autoridades ofreció entregar los elementos productos de los hurtos cometidos que se almacenaban en una vivienda ubicada en la calle 28 con carrera 24 del barrio San Jorge.
En el lugar se recuperaron 23 celulares de diferentes referencias, cuatro computadores, dos relojes, un anillo de oro, tres televisores y dos ventiladores.
Información extraoficial entregada a este medio periodístico indica que dos de las mujeres detenidas y uno de los hombres serían hijos de reconocidos comerciantes del municipio de Guamal; jóvenes a los que nunca les faltó medios económicos, lo cual sorprendió notablemente a la comunidad guamaluna que no se explica los motivos que llevaron a estos ciudadanos a convertirse en delincuentes. «Esperamos que la justicia cumpla con su deber y reciban un castigo ejemplar, da tristeza por sus familias pero lamentablemente sus hijos cometieron errores que se deben pagar con cárcel», expresó una persona que por seguridad pidió reserva de su nombre.
Por su parte, el coronel Miguel Ángel Botía, invitó a la ciudadanía a denunciar estos hechos que afectan la seguridad de los habitantes y a tomar las recomendaciones de las autoridades es instalar puertas y ventanas de alta calidad. Dejar la vivienda en poder de una persona de confianza y por último no brindar información a personas sospechosas.