Blúmer García un defensor del medioambiente

En entrevista para Reportero de los Hechos, el joven ambientalista nos contó un poco más sobre su vida, formación académica y las razones que lo llevaron a tomar la iniciativa de promover un cambio con el proyecto ‘Capacitando y Reforestando en el Ariari’. Además nos reveló sus aspiraciones políticas con las cuales busca ocupar un curul en la Asamblea del Meta.

Reportero de los Hechos (RH): ¿Quién es Blúmer García?
Blúmer Alexander García Baquero Blúmer (BG): Soy un joven agricultor nacido en el municipio de Granada, Meta, hace 37 años. Mis estudios de básica primaria los realicé en la Institución Educativa Antonio Ricaurte, luego me trasladé a la capital del Meta para culminar mis estudios de secundaria. Mi formación académica ha estado orientada a la adquisición de herramientas para el manejo de cultivos de maíz, plátano, yuca y papaya. En el año 2017 desarrollé un diplomado sobre ‘Gobernabilidad, Gerencia Política y Gestión Pública’.
RH: ¿De dónde nació la idea ‘Capacitando y Reforestando en el Ariari’?
BG: Mi experiencia como agricultor me ha permitido reflexionar acerca del impacto que genera el hombre sobre el medioambiente, lo cual me ha llevado a desarrollar mi sentido social y de respeto hacia la naturaleza, a partir de ahí surge la iniciativa ‘Capacitando y Reforestando en el Ariari’ a través de la cual he logrado llevar a cabo la siembra de más de 40.000 árboles de especies nativas de yopo, acacio, cámbulo y nim, en los municipios de Granada, San Juan de Arama, Fuente de Oro, Puerto Lleras, Puerto Rico, El Dorado, Medellín del Ariari y Mesetas, Meta, generando conciencia ambiental en las familias y comunidades que han participado mediante el apadrinamiento de árboles.
La iniciativa de ‘Capacitando y Reforestando en el Ariari’ es un proyecto de índole particular, que no tiene apoyo de entidades del Gobierno, ni de entidades privadas. Es una iniciativa que se ha venido haciendo realidad en la región del Ariari, hace aproximadamente cuatro años y se constituye como una iniciativa personal a partir de mi oficio como agricultor y como muestra de mi compromiso con el cuidado del medioambiente. Este es un proyecto orientado a mitigar el impacto sobre la naturaleza generado por la intervención del hombre, que surge a partir de la idea de plasmar en varios municipios de la región del Ariari una siembra gigantesca de árboles, con el fin de preservar y cuidar la naturaleza.
La propuesta tiene como fin fomentar una cultura de conciencia ambiental sobre la base del respeto mutuo, el trabajo comunitario y pedagógico que facilite el mejoramiento, la defensa, el cuidado y la conservación del entorno a través de acciones de reforestación y prácticas amigables con el medioambiente, mediante el establecimiento de alianzas estratégicas con organizaciones, comunidades, Juntas de Acción Comunal y demás sectores.
RH: ¿Cuál fue el primer paso que dio para materializar este sueño?
BG: El sueño se materializó en el momento que empecé a identificar las especies de árboles nativas de la región para facilitar su adaptación.
RH: ¿Qué actividades realizan?
BG: Realizamos diferentes acciones que van desde la pedagogía para la conciencia ambiental hasta la articulación institucional y comunitaria para las jornadas masivas de siembra de árboles.
RH: ¿Cuál es su principal motivación?
BG: Me motiva la responsabilidad social y ambiental que tengo como ser humano por el entorno que nos provee las condiciones para vivir, así como la responsabilidad de dejar un legado a las próximas generaciones. Por otra parte, el apoyo y la acogida de mi iniciativa por parte de niños, adolescentes, adultos, familias, comunidades e instituciones han sido fundamental para continuar en este proceso.
RH: ¿Cuál es la meta más grande que le gustaría alcanzar?
BG: Formular e implementar un proyecto a nivel departamental, es decir; que sea ejecutado en los 29 municipios del Meta para la siembra anual de mínimo 4 hectáreas de especies gigantes nativas como la ceiba bonga o Tolua.
RH: De todos los logros que ha alcanzado con este proyecto, ¿cuál es el que más le causa satisfacción?
BG: Me llena de felicidad ver a niños y adolescentes comprometidos con la siembra de árboles y su interés y compromiso con el medioambiente.
RH: ¿Quiénes han sido sus mayores colaboradores?
BG: Son muchas las personas que han participado en este proceso, agradezco especialmente a mi familia, mi esposa, amigos y la comunidad en general por su disponibilidad y receptividad en las acciones desarrolladas.
RH: ¿Alguna entidad pública o privada se ha unido a ustedes?
BG: Se han establecidos alianzas estratégicas con entidades como el SENA, ICBF, Batallón 21 Pantano de Vargas, la Cecar, Club Kiwanis, Asociación de Madres Comunitarias El Porvenir y Las Delicias, Jardín Infantil Skinner, instituciones educativas, entre otras, cuyo propósito ha sido el apadrinamiento de árboles.
RH: Su opinión sobre el cambio climático.
BG: Considero que la gran mayoría de habitantes desconocen acerca del tema, como muestra de ello, son las prácticas inadecuadas frente al cuidado del entorno. Es lamentable ver el deterioro del planeta a causa de este fenómeno y más aún ver la falta de compromiso de las personas.
RH: ¿Usted cree que la gente realmente se preocupa por el medioambiente?
BG: Frente a esta pregunta no se puede generalizar, existen personas muy comprometidas con la preservación y cuidado de la naturaleza, especialmente los niños y adolescentes, sin embargo, difícilmente los adultos muestran compromiso frente al tema, considero que esto obedece a factores culturales.
RH: ¿Tiene alguna recomendación o mensaje que quiera darle a las personas que nos leen, especialmente a los jóvenes?
BG: La recomendación que hago es que nos documentemos frente a las buenas prácticas ambientales, las adoptemos como hábitos y nos informemos acerca de los impactos ambientales de la actividad humana sobre el planeta y sus consecuencias.
RH: Para finalizar, ¿tiene alguna aspiración política?
BG: Quiero contarles a través de este medio que mi iniciativa inicialmente era de tipo personal porque mi motivación era intrínseca. Percibir el apoyo y la acogida por parte de los habitantes de la región me ha llevado a pensar más allá y a ser más crítico frente a la realidad de nuestro departamento; las necesidades de la comunidad, la escasez de la determinación de prioridades, la desviación de recursos y la falta de proyectos que generen impacto y transformación para avanzar hacia el desarrollo, me han motivado a contemplar la idea de postularme a la Asamblea de nuestro departamento, por lo tanto de manera respetuosa aprovecho la oportunidad para pedir el apoyo de los pobladores de esta región, de aquellos que sueñan con renovar la forma de hacer política y qué mejor que nuestra región tenga un representante.