Atropelló intencionalmente a su vecino

Debido al fuerte golpe la víctima quedó con discapacidades físicas permanentes


La sentencia de primera instancia con preacuerdo fue dada a conocer en días pasados en las instalaciones del Palacio de Justicia del municipio de Granada. Cobija a Javier Colorado Echeverry, de 45 años, natural y residente en la capital del Ariari.
Los hechos por los cuales se dio inicio a la investigación, sucedieron el 16 de febrero del año 2014, cuando según lo denunciado por la víctima, identificada como Cristóbal Díaz Suárez, ese día cuando el reloj marcaba las 4:30 de la tarde, mientras laboraba en la finca de su propiedad denominada La Orquídea, parcela 9, ubicada en la vereda Corrales en jurisdicción de San Juan de Arama, Meta, observó que llegaba una camioneta negra de placa ARH – 414, de propiedad del hoy condenado, quien de manera abrupta ingresó a la propiedad sin tener en cuenta que por ese espacio no era la entrada y sin atender la señal de pare que él le hizo.
Pese a que más o menos a 30 metros de distancia, Cristóbal le advirtió con insistencia que se detuviera, Javier aceleró aún más el vehículo y se llevó por delante al finquero que terminó en el capo de la camioneta y posteriormente cayó al suelo.
La irresponsabilidad e inhumanidad de Javier se hizo más grande cuando sin reparo alguno huyó del lugar sin importarle los gritos de auxilio de Cristóbal, quien tuvo que permanecer por más de una hora tendido en el pavimento hasta que finalmente llegaron unos vecinos y lo auxiliaron, para luego trasladarlo en una ambulancia hasta el hospital de San Juan de Arama, de donde debido a la gravedad de las heridas fue remitido al Hospital Departamental de Granada.
En el informe entregado por Medicina Legal, le fue ordenada a Cristóbal una incapacidad definitiva de 75 días y secuelas con deformidad física que afecta el cuerpo de manera permanente; perturbación funcional del miembro inferior izquierdo, y perturbación funcional del órgano de locomoción de carácter permanente.
Durante el juicio se conoció que días antes de la agresión, víctima y victimario habían sostenido una acalorada discusión, lo cual desató la ira de Javier quien con posterioridad decidió ir hasta la residencia de Cristóbal y atropellarlo brutalmente.
Tras firmar un preacuerdo con la Fiscalía, el delito por el que había sido investigado inicialmente Javier y que señalaba tentativa de homicidio, pasó a configurarse como lesiones personales dolosas. El juez de conocimiento de Granada, lo condenó a 48 meses de prisión.
Se conoció además que Cristóbal al parecer es un hombre conflictivo y que no era la primera vez que entraba en discordia con un vecino o conocido suyo. Sin embargo eso no justica para el Legislador el comportamiento intolerante e irracional de Javier, por medio del cual por poco le quita la vida.