Reportero de los Hechos

Accidentes de tránsito azotan a los ariarenses

En menos de una semana se han perdido dos vidas, y trece más estuvieron en peligro tras sufrir algún tipo de accidente

¿Qué está pasando? ¿Acaso falta control de las autoridades, o, simplemen­te, la irresponsabilidad, la impericia o el capricho a la hora de tomar las medidas pertinentes por los motoci­clistas es mayor al valor de sus propias vidas y las de los demás?

El exceso de velocidad, el no mantener la distancia de seguridad respecto del carro de adelante y una larga lista de malas conductas, serían las principales causas de la accidentalidad. Tal vez el problema no recaiga en las autoridades de Tránsito, ni en las campañas pedagógi­cas y de control adelantadas para prevenir dichos suce­sos. En este punto lo más importante es concientizar­nos de la verdadera realidad en que vivimos: las motos hacen parte de nuestro dia­rio vivir, son empleadas para todo tipo de actividades, incluso hay quienes dicen querer más a su motocicleta que a su pareja; o inclusive mucho más que a ellos mis­mos. Muchos de ellos han muerto trágicamente a bor­do de «su consentida». Las motos son una realidad, y el estar a bordo de una de ellas es ya un riesgo incalculable para nuestro bienestar. Ima­ginemos, entonces, lo que sucede cuando lo hacemos de manera irresponsable; definitivamente, debemos aprender a convivir y a ha­cer uso de ellas, sin que nos destruyan.

La sala de urgencias del Hospital Departamental de Granada y las de los cen­tros médicos de la región no pasan un día sin recibir le­sionados por accidentes de tránsito. En su mayoría, los actores principales son mo­tociclistas; son ellos quienes más se accidentan, y hasta mueren sobre una carretera. Cuando se escucha el ulular de las sirenas, todos, inme­diatamente, dicen: ¡ocurrió un accidente!

Muestra innegable de ello son los accidentes que han sucedido en los últimos días. En menos de una semana se han perdido dos vidas, y trece más estuvieron en peligro tras sufrir algún tipo de accidente. Vale la pena recalcar que el 80% de los hechos que mencionaremos a continuación ocurrieron cuando sus protagonistas se desplazaban a bordo de una motocicleta. Luego no es es­peculación, ni alguna ojeriza contra los motociclistas.

Accidentes

El primero de ellos sucedió el jueves 27 de julio en el romboy del monumento El Colono, cuando el conduc­tor de una motocicleta Acty 110 Kymco, impactó con el automóvil de placa DXY- 609; quien conducía el carro fue identificado como Edwin Harvey Muñoz Mingues; el motociclista, de quien no fue suministrada la identidad, fue trasladado al Hospital Departamental de Granada.

Dos días después, frente al barrio Bulevar, sobre la vía de salida del municipio de Granada hacia San Martín, una motocicleta y un camión turbo, cargado con yucas, protagonizaron un aterra­dor accidente en el que un hombre de 46 años perdió la vida.

Uno de los involucrados, que viajaba como pasajero de la motocicleta de placa DFY-87B Bóxer, de color gris plata, fue identificado como Urbano Olaya Moreno, de 73 años; sufrió fractura de brazo y múltiples heridas en otras partes de su cuer­po.

Por su parte, Urbano Olaya Peña, hijo de Olaya Moreno, padeció varias heridas que minutos después le causa­ron la muerte. Ambos fue­ron valorados y trasladados en la ambulancia TSM hasta el Hospital Departamental de Granada.

Según las versiones prelimi­nares el accidente sucedió al momento en que la moto chocó contra un camión tur­bo que se encontraba esta­cionado a la orilla de la vía.

Los dos hombres son padre e hijo, residentes del mu­nicipio de Acacías. Según algunos comentarios de fa­miliares y amigos, la víctima mortal pertenecía a la Iglesia Asambleas de Dios. Cada año, en la celebración del ‘Día de la Madre’, él llevaba flores para cada mamá de su congregación.

Sus restos mortales fueron velados en Funerales del Llano, y sus exequias se llevaron a cabo en horas de la tarde del martes 1 de agosto, en el municipio de Acacías.

Un mensaje publicado por la red social Facebook por una de las personas que presen­ció el accidente, dice: «Es un hecho muy lamentable, estuve en el lugar en el mo­mento del accidente. Envío mis más sentidas condo­lencias a sus familiares. Y hago un especial llamado a los motociclistas en general para que, por favor, y por su bien, utilicen el casco debidamente abrochado ya que ese es un factor deter­minante entre la vida y la muerte. Ruego por la pronta recuperación de don Urbano (padre), y que Dios llene de fortaleza a su familia, ante el fallecimiento del señor Ur­bano Olaya (hijo)», expresó Luis Alberto Paz Uribe.

El lunes 31 de julio, en ho­ras de la noche, otros dos hechos similares prendieron las alarmas en los sectores de Punta Brava y La Playa. Frente a la estación de ga­solina ubicada sobre la vía nacional, un motociclista de quien se desconoce su iden­tidad, chocó contra el muro de un puente. De acuerdo con las versiones entrega­das por algunos residentes del sector, eran las 8 de la noche cuando el hombre, que, al parecer, viajaba en estado de embriaguez y a alta velocidad, perdió el control de su moto de placa YRO-07C; por el fuerte im­pacto el viajero quedó ten­dido en la mitad de la carre­tera, con varias lesiones; la más grave fue una herida en su cabeza. Posteriormente, fue trasladado al Hospital de Granada.

Se indicó que la víctima se desplazaba con rumbo a Granada después de una jornada de trabajo en la Tro­cha 7.

Posteriormente, en La Playa, otro estruendo causado por el choque entre una motoci­cleta y un camión turbo, de placa WTC-912, estremeció a los habitantes del sector. El hecho sucedió cuando dos personas que se mo­vilizaban en la motocicleta chocaron con el automotor, que, al parecer, les obstruyó el paso.

Quien conducía la motoci­cleta sufrió una herida abier­ta en su extremidad inferior izquierda, y su acompañan­te sufrió una lesión en una rodilla. Ambos fueron tras­ladados al Hospital Departa­mental de Granada.

Al día siguiente la comuni­dad granadina se sorprendió con la misteriosa aparición del cadáver de un indigen­te, cerca de las instalacio­nes del Molino Roa, en la vía nacional que de Granada conduce a San Martín. El cuerpo sin vida fue hallado por unidades de la Policía que realizaban patrullaje por el sector, las cuales de inmediato señalaron que el hombre podría haber sido atropellado por un «carro fantasma».

Para finalizar esta ola de he­chos lamentables, entre los días miércoles 2 y jueves 3 de agosto, tres accidentes fueron los protagonistas de los titulares de las noticias: en el primero ocurrido el miércoles a las 2:30 de la tarde, resultaron lesionadas dos mujeres identificadas como Yuri Marcela Giraldo y Diana Mayerli Gómez Ro­das. Ellas se desplazaban en una motocicleta sobre la vía nacional, San Juan de Ara­ma – Granada, frente al Con­dominio Campestre, cuando fueron arrolladas por un vehículo que huyó del lugar. Las dos fueron trasladadas al Hospital Departamental de Granada.

Horas más tarde en juris­dicción del municipio de Puerto Lleras, tres personas resultaron heridas tras el volcamiento de la camione­ta Toyota en la que se mo­vilizaban. Al lugar arribaron paramédicos quienes les prestaron los primeros auxi­lios y realizaron el traslado al centro médico de Puerto Lleras.

Finalmente en la madrugada del jueves 3 de agosto, una camioneta se salió de la vía luego de que su conductor perdiera el control del volan­te. En el hecho que ocurrió frente a la entrada del barrio El Bosque en jurisdicción de Granada, resultaron afecta­das levemente tres perso­nas, las cuales al momento de la valoración realizada por el personal paramédico de la ambulancia TSM no permitieron ser trasladadas a un hospital.

Destacados:

Un informe entregado por el Observatorio Nacional de Seguridad Vial (ONSV), respecto a la accidentalidad en toda Colombia, indica:

El consolidado registró que de las 7158 muertes ocu­rridas en el año 2016 por accidentes de tránsito, 3759 (52 %) fueron de motociclistas. Indica que cada día murieron 10 en promedio. Doblaron en número a los peatones, que ocupan el segundo lugar entre las víc­timas fatales, con 1858 muertos en el 2016. El mismo informe señala que los motociclistas se mantuvieron a la cabeza en la lista de víctimas mortales: de enero a junio del 2017 representaron casi la mitad (48,7 %) del total de fallecidos en el país en accidentes de tránsito, y el 57,7 % del total de los lesionados por la misma causa.

Una tercera parte de los moto­ciclistas accidentados, es de­cir, el 31 % tienen entre 15 y 24 años de edad.

El 55 % de los motociclistas que mueren en accidentes de tránsito corresponden a choques con otro ve­hículo; otro 18 % de ellos han falleci­do al colisionar contra un objeto fijo (postes, puentes, andenes, etc.), y otro 10,41 % por volcamiento. La mayoría de los muertos han sido hombres.

Urbano Olaya Peña, fue una de las víctimas mortales. / Foto
cortesía.

Motociclista que chocó contra un puente en el sector de Punta Brava. / Foto cortesía.

Herido en el sector de La Playa. / Foto cortesía.