Aberrante caso de hombre que violó a su sobrinito en Lejanías

Una condena de 23 años de prisión enfrenta hoy Humberto Vidales Beltrán, luego de que la Fiscalía demostrara su culpabilidad en el delito de acceso carnal abusivo con menor de 14 años agravado, de los que fue víctima su propio sobrino.
La investigación realizada por las autoridades señala, que todo inició a mediados del año 2016, cuando el hoy condenado tomó al menor por la fuerza, lo llevo hasta su casa y lo sometió a los más lujuriosos y desadaptados vejámenes, «me agarró del brazo, tenía los ojos rojos y me decía que si contaba algo me mataba», víctima.
«No es fácil para mí, he tratado de olvidar y no recordar a mi hijo lo que sucedió. Empezó un domingo cuando Humberto se acercó a mí y me preguntó por los niños, luego me dijo que tuviera cuidado con ellos porque supuestamente habían ingresado a la casa de él y le habían sacado unas cosas. Cuando llegué a mi casa les hablé fuerte y les dije que los iba a castigar, en ese momento uno de ellos bajó la cabeza y se puso a llorar mientras me decía que el tío lo había violado», señala un aparte de la declaración de la madre de la víctima.
Al día siguiente la angustiada madre se comunicó con un amigo del ICB y realizó la denuncia. En el transcurso de la investigación se acercó a ella, otra familiar del investigado quien le manifestó que cuando ella era pequeña también había sido abusada por Humberto, pero en ese momento su familia no le creyó.
Los actos aberrantes de Humberto empezaron a causar efecto negativo en el niño, quien se negaba a revelar toda la verdad y aún peor, se comportaba agresivo en el colegio, al punto que tuvo que abandonar sus estudios.
Llorando en los rincones de la casa, distante y en completa depresión transcurrían los días del pequeño, «después de eso dejaba a los niños en la casa con llave y cuando miraba que Vidales pasada cerraba la puerta porque todos le teníamos miedo».
Fue solo hasta que la psicóloga del colegio logró tomar contacto con él, que el menor rompió el silencio y puso en evidencia lo que realmente había sucedido. Incluso después de interpuesta la denuncia en su contra, el malvado tío intentó abusar nuevamente de su sobrinito, lo llevó hasta un lote cerca del hospital y poseído por los más oscuros deseos trató de violarlo, sin embargo, el niño pudo escapar y contar a las autoridades lo que acababa de suceder.
Humberto permanece en prisión y deberá hacerlo durante 23 años. La familia del menor espera que nunca le sea concedida la libertad, pues para ellos representa un inminente peligro.

Foto cortesía archivo particular.