Fredy Hernán fue ratificado como candidato al Senado por el partido Cambio Radical en el Meta

Foto cortesía.

Líderes del departamento del Meta, demostraron respaldo total con el ingeniero

El pasado lunes 4 de di­ciembre en el Hotel Hacarita­ma Colonial en la ciudad de Villavicencio gran multitud de personas del departamento acompañaron al ingeniero Fredy Hernán Pérez, quien fue ratificado como candida­to al Senado por el partido Cambio Radical en el Meta. Estuvieron presentes perso­nalidades conocidas y desta­cadas en el ámbito político, como fue: Jorge Enrique Vé­lez, director nacional del par­tido Cambio Radical, Sandra Velásquez, directora regional, el diputado Henry Ladino, y Jorge Vásquez codirector na­cional de juventudes del par­tido Cambio Radical.

Fredy Hernán, ha sido una de las personas que ha trabajado en pro del desarrollo de este departamento; su compro­miso, seriedad y lealtad ha dejado resultados positivos, y en la actualidad su nombre es reconocido gratamente en tierras llaneras.

Su perfil lo acredita, como uno de los candidatos fa­voritos que representará al mencionado partido político. Las personas lo han señalado como ‘Una esperanza para el campo metense’.

«La voluntad y experiencia de este ingeniero electricista sigue dando de qué hablar en los municipios de la región. Su intervención, para mu­chos, ha sido causal de un desarrollo multifacético».

En tiempos pasados, las selvas del departamento del Meta fueron laberintos de guerra en donde soldados e insurgentes combatían por cuenta de un conflicto histó­rico que solo dejaba muerte y ruina a su paso. Los pobla­dores de los municipios más apartados sufrieron todo tipo de flagelaciones a raíz de los enfrentamientos, así como también padecieron las fa­lencias propias en materia de infraestructura, que impedían el desarrollo social de sus pueblos.

Devastados por los desacuer­dos políticos y los malos go­biernos, por el surgimiento de las guerrillas en los años 60, por el narcotráfico, la desolación, el abandono y la marginación, los campesinos metenses, y sobre todo los habitantes de la región del Ariari, siguieron luchando con sus manos para cons­truir una sociedad pacífica, así conservaron la esperanza de que mejores épocas llega­rían para cambiar el estilo de vida al que siempre estuvie­ron sometidos.

Luego de que comenzaran los procesos de paz, el pen­samiento de reconciliación y añoranza creció más entre los ciudadanos, quienes avi­zoraron un posible cambio en el territorio colombiano. Sin embargo, la corrupción que abunda en el departamento del Meta y en zonas aledañas, no permitió ni ha permitido hasta ahora, que las comuni­dades más apartadas existan dignamente.

Las limitantes

Las falencias del sistema educativo, la poca oportuni­dad de empleo y los daños en los sistemas de servicios públicos, convertían cual­quier sueño en desesperanza, y la incertidumbre se apode­raba de los pobladores de la región del Ariari, quienes sólo buscaban una oportu­nidad para poder trabajar mejor y lograr comercializar los alimentos que con tanto ahínco y pasión sembraban en sus parcelas.

Al ser una zona asediada también por las inundacio­nes y las fuertes tormentas, muchos agricultores perdían hectáreas completas de culti­vo y todo su esfuerzo y dedi­cación se convertía en polvo, en miseria y en olvido. Suma­do a esto las carreteras que conectan a municipios como Granada, El Castillo, Lejanías, Fuente de Oro, San Juan de Arama, Cubarral y San Mar­tín, no son las mejores.

A lo largo de todos estos años, en que los gobernado­res vienen y van, ninguno ha logrado construir vías ade­cuadas para que los campe­sinos puedan transportar sus mercados de venta, por esa razón las marchas y manifes­taciones se dan con frecuen­cia en la zona, donde el apo­yo gubernamental se sigue haciendo esperar.

Labor social

En medio de todas estas problemáticas sobresalía la ausencia de energía eléctri­ca, situación que afectaba la seguridad de los pobladores de toda la región en horas nocturnas, recortaba las jor­nadas laborales u obligaba a los agricultores a trabajar a oscuras, pero que finalmente impulsó al ingeniero electri­cista, Freddy Hernán Pérez, a concentrar su interés en dar una solución.

Fue a partir de múltiples la­bores de gestión realizadas por Freddy Hernán –a se­cas, como se le conoce en la zona-, que se logró dotar de redes eléctricas a varios puntos de la región, especial­mente a los más vulnerables. Esto hizo que el desarrollo social y la oportunidad labo­ral incrementaran en los sec­tores coadyuvados.

Aun así, la ciudadanía comen­ta que falta mucho por desa­rrollarse, y que el progreso real aún se ve demasiado lejos, debido a otras diversas problemáticas que azotan a municipios como Granada, donde la inseguridad y la ac­cidentalidad se han converti­do en un espectáculo propio de la cotidianidad.

Otras situaciones a interve­nir

En medio de su análisis so­cial, proceso que ha realizado durante años de inmersión en la región del Ariari, Fre­ddy Hernán Pérez ha logrado comprender y hacerles enten­der a muchos de los actores del campo metense, que sus problemas van más allá de la falta de energía eléctrica, de vías u otros elementos de infraestructura –que eviden­temente deben solucionarse-, tienen que ver también con su situación laboral, de salud y educativa, que se han visto afectadas por las malas de­cisiones del Gobierno nacio­nal y departamental, y por la constante indiferencia con la que se les ve.

Aun así, a sabiendas de que es un camino largo, Freddy Hernán adoptó el compro­miso para cambiar cada una de la situaciones antes rela­cionadas –en materia social e infraestructural-, proceso que espera liderar y defender del mismo modo como el de propagar la luz en el campo, convencido de que el Meta merece más.

¿Quién es Fredy Hernán?

Séptimo de 10 hermanos, na­ció en Villavicencio en 1963, hijo de Campo Elías Mendoza quien fue taxista de la época y Rosa Julia Pérez, modista de profesión.

Su infancia la vivió en el ba­rrio El Porvenir hasta los 13 años, cursó sus estudios primarios en la escuela pú­blica Pio XII, su adolescencia transcurrió en los barrios: La Macarena y Remanso; sector donde forjó su espíritu em­prendedor; su vocación de servicio social y liderazgo.

Cursó su bachillerato en el Colegio Francisco José de Caldas, se destacó por su rendimiento académico. Pos­teriormente, gracias al apoyo de su familia, se trasladó a la ciudad de Bogotá e inició sus estudios en la Universidad Nacional de Colombia, donde se graduó como ingeniero electricista, en el año 1994 y se especializó en Gestión y Gobierno Municipal.

Como profesional se desem­peñó en la Gobernación del Meta, siendo este su primer cargo en lo público, seguida­mente fue gerente de la Elec­trificadora del Meta para la zona Ariari durante 9 años. Su compromiso y responsabili­dad por la comunidad lo lle­varon a ser alcalde designado para el municipio de Granada 2003- 2004, una oportunidad en la que demostró su capa­cidad gerencial al rescatar al municipio de la crisis finan­ciera en la que se encontraba, sus logros lo llevaron a ser nombrado secretario de Pla­neación Departamental, don­de trabajó arduamente por el desarrollo económico y social de este departamento.

Como empresario ha recorri­do diferentes municipios del departamento y del país lo que le ha permitido conocer de fondo las necesidades de la comunidad y de esta for­ma, brindar soluciones para el desarrollo territorial.

Actualmente se le reconoce como un empresario exitoso, líder social y gestor de recur­sos desde hace algunos años para las comunidades de la Orinoquía desde el Gobierno nacional, convencido de que nuestro país y nuestra región merecen más.

Destacados:

Rico, Meta: 158 fami­lias fueron beneficia­das con proyectos de Freddy Hernán, en las veredas San Vicente, Caño Raya, La Venada y Caños Negros.

La intervención de Fre­ddy Hernán, en el mu­nicipio de San Juan de Arama benefició a 181 familias con energía solar e interconectada.

558 familias del muni­cipio de Vista Hermosa se beneficiarán con un proyecto de Freddy Hernán que está en curso.

Freddy Hernán so­cializó en el Concejo municipal de El Casti­llo, una iniciativa suya que beneficiará a 560 familias de 21 veredas.

Unas 679 familias del municipio de Mesetas se beneficiaron con los proyectos del líder social, Freddy Hernán.

En el sector Delicias, municipio de Vista Hermosa, 627 familias de 28 veredas sintie­ron el apoyo de Freddy Hernán.